Acuerdo para la reforma de Sancho el Sabio

Una docena de comunidades de vecinos firmarán un convenio con el Ayuntamiento

Martes, 26 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Una docena de comunidades de vecinos de los números impares de la avenida de Sancho el Sabio, en Amara, han llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento, que permitirá la realización de las obras de reforma de este eje de la ciudad, que buscan revertir el deterioro comercial del área, en el que numerosos locales están ahora cerrados y sin uso y el aspecto de las aceras no es el más adecuado. El acuerdo con los propietarios de las fincas afectadas por las obras previstas incluyen obligaciones para ambas partes así como soluciones en relación con algunos problemas de los locales subterráneos, como la impermeabilización, el forjado y la ventilación.

La junta de gobierno de hoy tiene previsto dar su visto bueno al acuerdo con las comunidades de vecinos de los números 11, 13, 15, 17, 19, 21, 23, 25, 27, 29, 31 y 33. Asimismo, también dará su aprobación al proyecto de reordenación diseñado por la arquitecta Izaskun Larzabal, que tiene un presupuesto de 1,6 millones de euros, sin IVA.

La reforma de esta calle Principal de Donostia pretende reconvertir el espacio, tal y como solicitaron hace más de dos años distintas asociaciones, tras el declive agudizado con la salida de la estación de autobuses de Pío XII.

jardines La reforma prevé eliminar los problemas de accesibilidad e incorporar elementos de innovación tecnológica y de eficiencia energética, además de cambiar los jardines hacia el lado más cercano a la calzada, de modo que el paso peatonal sea más ancho.

Durante la presentación del proyecto, el alcalde, Eneko Goia, manifestó que “mejorando el tránsito de los peatones, creando zonas diáfanas para el paso de las personas, sin la interrupción de los elementos vegetales y decorativos, mejorará ostensiblemente este espacio urbano, tanto para los peatones como para los comercios de la zona”.

La avenida de Sancho el Sabio surgió en 1950 cuando las antiguas marismas de Amara comenzaron a convertirse en terreno urbanizado. - N.G.