El ordenador más pequeño mide 0,3 mm

Científicos de la Universidad de Michigan desbancan al de IBM

Martes, 26 de Junio de 2018 - Actualizado a las 09:56h.

DONOSTIA – Científicos de la Universidad de Michigan han creado el ordenador más pequeño del mundo, un dispositivo de tan solo 0,3 milímetros de lado, empequeñecido junto a un grano de arroz en la imagen. En marzo, IBM anunció que habían producido la computadora más pequeña del mundo, desbancando precisamente al equipo de Michigan, que ahora ha vuelto a recuperar este honor.

Según un comunicado de la Universidad de Michigan, el reclamo de IBM exige un reexamen de lo que constituye una computadora. Los sistemas anteriores, incluido el Michigan Micro Mote de 2x2x4 mm, retienen su programación y datos incluso cuando no tienen alimentación externa.

Si se desconecta una computadora de escritorio, el programa y los datos aún estarán allí cuando se reinicie una vez que la energía eléctrica haya regresado. Estos nuevos microdispositivos, el de IBM y ahora el de Michigan, pierden toda la programación y los datos anteriores tan pronto como pierden potencia. “No estamos seguros de si deberían llamarse computadoras o no. Es más una cuestión de opinión sobre si tienen la funcionalidad mínima requerida”, dijo David Blaauw, profesor de ingeniería eléctrica e informática, quien codirigió el desarrollo del nuevo sistema.

Además de la RAM y la energía fotovoltaica, los nuevos dispositivos informáticos tienen procesadores, transmisores y receptores inalámbricos. Debido a que son demasiado pequeños para tener antenas de radio convencionales, reciben y transmiten datos con luz visible. Una estación base proporciona luz para la potencia y la programación, y recibe los datos.

Uno de los grandes desafíos para hacer que una computadora sea aproximadamente 1/10 del tamaño de la de IBM era cómo funcionar a muy baja potencia cuando el embalaje del sistema tenía que ser transparente. La luz de la estación base y del led de transmisión propio del dispositivo puede inducir corrientes en sus pequeños circuitos. “Básicamente, tuvimos que inventar nuevas formas de abordar el diseño del circuito que sería igualmente de baja potencia, pero también podría tolerar la luz”, dijo Blaauw. Por ejemplo, eso significaba intercambiar diodos, que pueden actuar como pequeñas células solares, para condensadores conmutados. Otro desafío fue lograr una alta precisión mientras se ejecuta en baja potencia, lo que hace que muchas de las señales eléctricas habituales sean más ruidosas.

Diseñado como un sensor de temperatura de precisión, el nuevo dispositivo convierte las temperaturas en intervalos de tiempo, definidos con pulsos electrónicos. Los intervalos se miden en chip contra un intervalo de tiempo constante enviado por la estación base y luego se convierten en una temperatura. Como resultado, la computadora puede informar de temperaturas en regiones minúsculas, como un grupo de células. Entre sus aplicaciones potenciales, figuran la detección de presión dentro del ojo para el diagnóstico de glaucoma, estudios de cáncer, monitoreo de yacimientos de petróleo o vigilancia. – E.P.