Detectan en dos zonas de Marruecos mafias que envían a menores solos a Euskadi

Menores inmigrantes en un albergue de acogida. (n.g.)

Alertan de que un tercio de los jóvenes que llegan a Algeciras y al Campo de Gibraltar van a Donostia y Bilbao

Alex Zubiria - Martes, 26 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Euskadi no es ajena a la llegada masiva de migrantes que se están dando en el Estrecho de Gibraltar. Un tercio de los menores no acompañados que llegan a Algeciras y al Campo de Gibraltar acaban en Donostia o Bilbao gracias a las mafias que trafican con personas y que actúan en dos zonas de Marruecos. De hecho, Gipuzkoa contabilizó el año pasado la llegada de 561 menores inmigrantes, lo que llevó al Ararteko a advertir de la “sobreocupación” de los centros de acogida de urgencia en el territorio.

El investigador de la Universidad de Granada y experto en migraciones, José Carlos Cabrera, aseguró ayer en Radio Euskadi que varias mafias trafican con menores en dos zonas de Marruecos enviándolos a Donostia y Bilbao. “Hemos calculado que un tercio de los chavales que entran por Algeciras y el estrecho de Gibraltar van a Euskadi”, aseguró.

Un dato que concuerda con los últimos registros, ya que en lo que va de año los centros de acogida en Andalucía han recibido a 1.509 menores no acompañados. Solo el año pasado, por poner otro ejemplo, Gipuzkoa recibió a 561 jóvenes, una cifra muy por encima de los 358 que se registraron en todo 2016 o los 195 del año anterior.

“Se acaba de desarticular una mafia que solo llevaba a los menores a Bilbao, pero quedan dos zonas más en Marruecos que tenemos detectadas y en las que hay que actuar”, avisó Cabrera, al tiempo que añadía que el fenómeno migratorio está focalizado en cinco puntos.

Ante esta cada vez mayor llegada de menores migrantes, el Ararteko reclamó hace unas semanas un protocolo vasco para acogerlos con garantías. En la actualidad, varios de los centros de acogida se encuentran saturados, como es el caso del de Uba en Donostia, que alcanzó a albergar a 33 menores extranjeros cuando su número de plazas es de 22.

Uba actúa como centro de atención inmediata hasta que los menores pasan a la tutela de la Diputación o son trasladados junto a familiares que ya residen en el territorio. Aunque la idea, por lo tanto, es que los migrantes pasen una estancia corta en él, la realidad es que pasan más tiempo de lo previsto, hasta los siete u ocho meses.

falta de una ley transnacional En Andalucía la situación es todavía más complicada, con todos los centros del territorio a más del doble de ocupación y alguno incluso al triple. “En los campos de Gibraltar casi 100 chavales al mes abandonan los centros y no sabemos más de ellos”, afirmó Cabrera.

Los menores extranjeros incluso ingresan en los centros a pesar de que se han detectado brotes de sarna en algunos de ellos como consecuencia del hacinamiento.

Ante este desbordamiento y como se vio la pasada semana en Donostia, algunas organizaciones envían en autobús a los inmigrantes a otros puntos del Estado. “En Algeciras, ante la saturación de los CIE, la Policía los deja en libertad. Esta práctica se está reproduciendo en otros puntos”, aseguró al respecto el experto en migraciones, poniendo como ejemplo el grupo de 46 subsaharianos, entre ellos cuatro menores, que fueron trasladados desde Almería a la estación de autobuses de la capital guipuzcoana.

Para Cabrera se ha llegado a tal situación como consecuencia de una falta de preparación, “a pesar de que el fenómeno migratorio ya se conoce desde hace 19 años”.

Asimismo, cree que se deben de dar pasos en la protección de los menores inmigrantes “tanto en los centros como en el tránsito”. “No están contemplados por la ley actual, ya que no tiene un perfil transnacional, y deberíamos repensar cuál es la mejor manera de atenderles”, añadió.

Por otro lado, aseguró que hay que insistir en la prevención. “Solo se apuesta por la seguridad y el control y nada por la educación y la formación de cómo actuar”, concluyó.

Secciones