Francia y Dinamarca firman la paz camino de octavos

Mbappé y Antoine Griezmann. (EFE)

Crónica del Dinamarca - Francia, 0-0

EUROPA PRESS - Martes, 26 de Junio de 2018 - Actualizado a las 18:22h.

MADRID. Las selecciones de Francia y Dinamarca se han clasificado este martes para octavos de final del Mundial de Rusia como primera y segunda del Grupo C, respectivamente, tras firmar un anodino reparto de puntos (0-0) en el Estadio Luzhnikí de Moscú, donde ninguno de los contendientes necesitó apretó el acelerador.

Se barruntaba la posibilidad del 'biscotto', un empate que agradaba a ambas selecciones, y ni siquiera planeó la sombra de este 'arreglo' por las noticias que llegaban desde Sochi, donde Australia caía ante Perú y perdía sus pocas opciones de pelear por un billete para las eliminatorias.En esta tesitura, lo único que quedaba en juego era decidir el liderato del grupo. Hubiera sido para Dinamarca en caso de victoria, pero la composición de los octavos de final tampoco alimentó las ambiciones de los nórdicos, ya que el primero del grupo sabía que accedía a la zona teóricamente más complicada del cuadro.

De esta forma, el partido resultó soporífero, especialmente la segunda parte, en la que gran parte de los 78.000 aficionados se lanzaron a silbar y abuchear el pobre espectáculo que se desplegaba sobre el césped. Francia, con Raphael Varane como flamante capitán, se permitió el lujo de que no jugaran ni un minuto Pogba, Umtiti, Matuidi o Lloris, y de dosificar a Griezmann o Mbappé, que jugó unos minutos como suplente.

Aún menos arriesgó Dinamarca, que alargó a 18 su racha de partidos invicta y firmó su vuelta a los octavos de un Mundial 16 años después. Los daneses exhibieron su fortaleza defensiva en la primera parte, cuando Francia protagonizó tímidos intentos por medio del azulgrana Dembélé y Griezmann, y apenas se desgastaron pensando en las eliminatorias, donde podrían ser rivales de España en cuartos de final. Antes, su adversario en octavos será casi con toda seguridad Croacia.

Por su parte, el equipo galo pudo dar minutos a jugadores menos habituales como Nabil Fekir, que lo intentó en dos ocasiones desde lejos antes de que el partido entrara en un letargo definitivo durante el último cuarto de hora. Después de 37 partidos llegaba el primer empate sin goles de la competición, pero a ninguno de los equipos le importó quedarse sin anotar.

Secciones