Crónica del Arabia Saudí - Egipto, 2-1

Mohamed Salah trata de escaparse del marcaje de Zobnin. (AFP)

Amarga despedida para Salah y el hombre récord El Hadary

EUROPA PRESS - Lunes, 25 de Junio de 2018 - Actualizado a las 18:42h.

MADRID. Arabia Saudí se ha impuesto este lunes a Egipto (2-1) en el intrascendente encuentro que ponía punto final a la participación de ambas selecciones en el Mundial, donde la mayor ambición del equipo entrenado por Juan Antonio Pizzi ha encontrado premio ante unos 'Faraones' que se marchan de Rusia con las manos vacías.

El mayor aliciente del encuentro era saber si Essam El Hadary se convertía en el jugador de más edad en un Mundial y Héctor Cúper le abrió a su portero el libro Guinness. El portero salió como titular y con el brazalete de capitán a la edad exacta de 45 años y 161 días, superando con amplitud el récord del exportero colombiano Faryd Mondragón (43 años y 3 días).

Aparte de la plusmarca, El Hadary también se ganó su protagonismo en el aspecto puramente futbolístico cuando le detuvo un penalti a Fahad Al Muwallad en el minuto 41. Sin embargo, nada pudo hacer poco después, cuando el árbitro colombiano Wilmar Roldán volvió a señalar una dudosa pena máxima, tras casi cinco minutos de deliberación con VAR incluido, y Al Faraj anotó el tanto del empate.

Para entonces ya había dejado su impronta en el encuentro Mohamed Salah, autor en el minuto 22 del gol más tempranero de Egipto en la historia de los Mundiales. El delantero del Liverpool recogió un pase largo a la espalda de la zaga saudí, aprovechó la nefasta salida de Al Mosailem y le batió de vaselina anotando su segundo tanto en este Mundial.

LAS POCAS GANAS DE SALAHSalah, que se despide del Mundial con una media de gol por partido ya que se perdió el debut por lesión, ni siquiera celebró el tanto, probablemente afectado por las tensiones que ha vivido con la federación egipcia tras la polémica por la utilización de su imagen en Chechenia, donde ha sido nombrado ciudadano honorario.

De la abulia de su estrella pareció contagiarse el resto de la selección egipcia, que en la segunda parte demostró nula ambición ante un rival que se había mostrado inferior hasta el descanso. Los árabes, bastante más motivados, se fueron a por el partido y dispusieron de una par de buenas ocasiones abortadas por El Hadary, el mejor de los suyos.

Sin embargo, el 'abuelo' del Mundial no pudo evitar una amarga despedida en el último minuto del descuento, cuando Al Dawsari le batió por bajo culminando una buena jugada colectiva y haciendo que el triunfo cayera del lado saudí.

Secciones