“El pago con tarjeta bancaria, que es posible en dos líneas, se extenderá a todas”

C. Alonso - Domingo, 24 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:34h.

donostia - ¿Se nota la llegada de visitantes a Donostia en la venta de la tarjetas turísticas?

-En el conjunto de los 28 millones de viajeros al año es residual. Pero el pasado año nos acercamos a los 60.000 viajes que se hicieron con tarjeta turista, lo que se puede considerar un crecimiento importante.

¿Se puede pagar en Dbus con las tarjetas de Bizkaia y Alava?

-Se puede pagar en la máquina expendedora de al lado del conductor. Sale al precio del primer tramo de la Mugi. No tiene bonificación ni permite trasbordos.

¿Qué tal ha ido la experiencia del pago por medio de la tarjeta bancaria?

-El que no es usuario habitual de la tarjeta Mugi o se le ha terminado el saldo, va a tener en breve la posibilidad de pagar a través de la tarjeta bancaria sin contacto, que tenemos de modo experimental en el línea de Igeldo (16) y en la que va a las estaciones (45), y que vamos a ampliar al resto de la flota. En todas las máquinas expendedoras se podrá pagar de modo rápido olvidándose del efectivo. Y con el móvil, siempre que esté ligado a una tarjeta bancaria. Prevemos que esté para el año que viene, aunque faltan aún algunos trámites como el concurso.

¿Reciben muchas multas los autobuses de Dbus?

-Teniendo en cuenta que hacen cada año siete millones de kilómetros, no. La tendencia es totalmente a la baja. Hace año y medio sacamos a concurso la renovación de la flota. En un escenario en el que había cambiado la normativa de seguros, con costes más altos, y todo el sector sufriendo subidas del 30%, nosotros conseguimos mantener el nivel de las primas. Esto solo se puede conseguir porque el índice de siniestralidad ha ido cayendo en picado. Hace dos semanas he estado en un congreso en Ávila y los corredores de seguros destacaban que probablemente la empresa de España que mayor bajada ha tenido en los índices de siniestralidad es la nuestra.

¿También hay menos accidentes dentro del autobús?

-También. Además, hemos hecho campañas en los hogares de los jubilados, les hemos dado pautas y les hemos invitado a Cocheras. Asimismo, hemos hecho una campaña con los alumnos del Politécnico Easo, que han repartido folletos en las paradas entre los mayores.

Se analizó en el pasado la unión de algunas líneas como Altza y Benta Berri. ¿Está descartado?

-Son escenarios que están abiertos pero tenemos una nueva infraestructura ferroviaria que va a entrar en funcionamiento y es mejor esperar a que esté toda la oferta encima de la mesa para tomar estas decisiones.

¿Se va a hacer alguna campaña para atraer a los viajeros masculinos, que son clara minoría en los autobuses, con tres de cada diez?

-El porcentaje de hombres y mujeres en Donostia es similar al de otras ciudades porque normalmente el índice de motorización es más alto en el hombre que en la mujer. Mientras no se pongan trabas al vehículo particular, el hombre seguirá en el coche. No obstante, parece que con las nuevas generaciones esto va a cambiar. Las prospecciones dicen que no van a tender tanto a poseer un vehículo sino a compartirlo o alquilarlo.

¿Cuándo empiezan las paradas a demanda?

-Será en julio, en la línea B8, de manera experimental. Hay en Vigo, Terrasa, Tarragona y en dos líneas de Barcelona, además de en Irun. La mayoría de ciudades queremos definirlo de la mejor manera. Las condiciones previstas aquí son que el que pide la parada sea mujer o menor de 18 años. Es cierto que los conductores han presentado algunas pegas y estamos en fase de análisis de sus peticiones. También haremos una campaña de información porque hay que comunicar adecuadamente el sistema para que el usuario lo entienda. Sacaremos un tríptico que ponga bien clarito los criterios y se buzoneará en las zonas concretas por las que va la línea que hará la prueba.

¿Qué otras novedades tienen en cartera?

-Vamos a instalar un sistema de conducción eficiente, que evita que se solapen los autobuses y ayuda a ahorrar. Los conductores tendrán una pantalla con colores que les dice cómo van conduciendo. La comparación se hará con la media de conducción que tienen los conductores que han pasado por esta línea, no con una cifra prefijada. El Ekobus servirá también para emitir menos emisiones y detectar puntos de mejora.