Mesa de Redacción

Demografía

Por E. Iribarren - Domingo, 24 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:34h.

La estadística y la prospectiva sobre la demografía de nuestra sociedad confirman una y otra vez que somos un pueblo viejo y que lo seremos aún más de no ser capaces de revertir esta tendencia. Técnicos del Eustat acaban de regresar del futuro y el panorama que han observado ofrece datos asombrosos. Las proyecciones demográficas anticipan que en el año 2060 habrá tantas personas mayores de 85 años como de entre 0 y 14, o que el colectivo de mayores de 65, edad que en la actualidad establece la barrera entre la etapa laboral y la de la jubilación, representará un tercio del total. La esperanza de vida de las mujeres se situará en los 92 años mientras que la de los hombres, en los 89. Son datos extraordinarios que demuestran la capacidad del ser humano para llegar a lugares que parecían inalcanzables, como la próxima conquista de una existencia centenaria, con Euskadi en el top de los países más longevos. Pero este esquema falla por la base, un estrechamiento de la pirámide que puede hacer tambalear el equilibrio social basado en los ingresos de los trabajadores para sostener las crecientes necesidades de los improductivos y que, según los expertos, nos abocará a tirar de la inmigración. La recuperación de la tasa de fecundidad de reemplazo, 2,1 hijos por mujer, se da por imposible.

Secciones