Estachas sueltas, espectáculo asegurado

La Liga Eusko Label arranca hoy en Bilbao con cinco clubes guipuzcoanos, entre los que debuta donostiarra

J.A. De la Hoz/J. V. de Lecea Juan Lazkano - Domingo, 24 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:34h.

donostia - Ha llegado el día que todos los estamentos del remo esperaban. Aguardaban los remeros, que tras meses de preparación ven próxima la hora de resarcirse de todos los sufrimientos padecidos hasta la fecha. Esperaban también los entrenadores y los directivos de los clubes, que tras horas de gestiones y confecciones de plantilla se sitúan ante el primer examen válido del curso a estrenar. Y, por último, llega el día más esperado por los aficionados. Ese núcleo que no tiene tanta presencia en lo cotidiano pero que sin el cual este deporte no tendría sentido.

Es día de soltar las estachas para que comience el espectáculo. Doce traineras se dan cita esta mañana en Bilbao (12.00, ETB1), que acogerá la primera regata de una nueva edición de la Liga Eusko Label. Doce botes que iniciarán su andadura con objetivos dispares pero con una misma intención: iniciar con buen pie la escalada hacia su cima particular.

Hondarribia y Orio serán, por una campaña más, las traineras guipuzcoanas llamadas a pelear por los primeros puestos. A pesar de importantes bajas como las de Julen Castrillón o Garikoitz Uranga, la Ama Guadalupekoa querrá dar lo mejor de sí en un campo de regateo en el que se desenvuelve bien. No en vano, los bidasotarras han sido vencedores en cuatro de las últimas cinco citas en el campo que va desde el consistorio bilbaino hasta la universidad de Deusto.

Por su parte, Orio arranca una ilusionante campaña en la que se postula como uno de los favoritos a llevarse la corona. Los aguiluchos no esconden su ambición de ganar la primera Liga ACT de su historia. Tras el apoteósico final de la pasada campaña, en la que la San Nikolas volvió a ganar La Concha tras diez años de sequía, Jon Salsamendi opta a reafirmar su entrada en el olimpo oriotarra con un éxito sin precedentes hasta la fecha.

No obstante, a los dos clubes no les faltarán rivales en la travesía que se alargará hasta setiembre. Urdaibai se postula como el gran rival a batir. Los de Joseba Fernández ya vencieron en la primera regata del pasado curso, que también se disputó en Bilbao. Por aquél entonces el termómetro no falló, y fue la Bou Bizkaia quién a la postre resultó la vencedora del campeonato. Una muestra más de la importancia de un buen comienzo. Zierbena, Santurtzi y Cabo también han mostrado sus credenciales en invierno, lo que les coloca en la pomada para luchar por un puesto en la tanda de honor.

Objetivos dispares Conscientes de la importancia del buen inicio, Donostiarra debutará en la máxima categoría con los dientes afilados. Tras varios intentos, el club donostiarra volverá hoy a estar entre los mejores. Lejos quedan aquellas regatas y desafíos de finales del siglo XIX, en los cuales los botes de Donostia se situaban entre los rivales a batir. El objetivo actual dista de ello, pero Donostiarra soltará la estacha sin presiones, hecho que colocará a los de Igor Makazaga entre los equipos que pueden dar la sorpresa en alguna regata. Por de pronto, la trainera de la capital guipuzcoana ya venció el pasado curso en aguas de Bilbao, cuando militaba en ARC 1.

Con ánimo de escapar de la quema se sitúan San Pedro y San Juan. Los vecinos intentarán aprovechar todos los trucos de un campo de regateo que con la marea subiendo hará del patroneo una de las claves del rendimiento óptimo. Más allá de los vatios de potencia, la dirección que tome cada trainera influirá en la clasificación final, una clasificación que puede dar las primeras pistas sobre el devenir del curso.