“Protegemos las bajas por maternidad para que no frenen el desarrollo laboral”

Nerea Burutarán. (Foto: J. Colmenero)

En el centro tecnológico Ikerlan han activado medidas para que ser madre no dificulte la carrera en el trabajo

Viernes, 22 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:27h.

donostia - El centro tecnológico Ikerlan de Arrasate siempre ha tenido el foco de la persona muy presente, aunque la perspectiva de género no estaba incluida. Así lo reconoce su Responsable de Personas, Nerea Burutarán, quien explica que la participación en los proyectos piloto de Etorkizuna Eraikiz ha permitido a Ikerlan hacer un diagnóstico de la situación de la empresa, en la que el 29% de la plantilla son mujeres, y en función de eso, aplicar una serie de medidas correctoras para paliar aquellas situaciones en la que los indicadores no son tan buenos.

Así, entre los déficits que han detectado, Burutarán destaca que “en algunos puestos de responsabilidad no se mantiene la proporción o incluso el porcentaje de mujeres es mínimo”, especialmente en los órganos sociales, que son elegidos democráticamente. Por ello, han tomado medidas para revertir esta situación.

Pero quizá, el déficit más importante corresponde al régimen retributivo, que han procedido a revisar. “Detectamos una penalización que perjudicaba a las personas que estuvieran de baja, independientemente del género, pero también es verdad que la mayor parte de las bajas eran por maternidad. Hacía falta un periodo de dos años para demostrar que se cumplía una competencia equis que permitía dar un salto retributivo, pero si no cumplías ese periodo, te quedabas parado hasta la próxima valoración”, indica, al tiempo que prosigue: “Esto evidentemente, perjudica más a las mujeres, por lo que hemos protegido las bajas por maternidad para que ese periodo de tiempo no cuente en negativo y así no frenar el desarrollo laboral”.

Además, Ikerlan va a poner en marcha una comisión de igualdad que continúe realizando propuestas para avanzar en este ámbito, ya que consideran que el proyecto “no se ha acabado”. “Esto nos ha servido de acicate para poner en marcha una serie de medidas, pero la idea es seguir avanzando”, sostiene.

Asimismo, van a iniciar proyectos con varias ikastolas para incentivar las vocaciones técnicas y tecnológicas entre las alumnas y así, incrementar la proporción de mujeres en este mercado tan masculinizado.

Ikerlan considera fundamental que los planes de igualdad y conciliación “se integren en las agendas de todas las empresas”. “Todo el mundo tiene que hacer un diagnóstico inicial para ver hacia dónde quiere llegar y qué tiene que hacer y para ello las consultoras externas son muy interesantes, porque te ayudan a mirar qué hacer”, indica Burutarán. - I. Astarloa

Secciones