caso 'la manada'

La incredulidad da paso a la amargura y desemboca en una gran indignación

Miles de personas salen a la calle para mostrar su absoluto rechazo a la decisión

“La resolución sobre ‘La Manada’ está alejada de la sensibilidad social”

Javier Núñez - Viernes, 22 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:27h.

Donostia - Sorpresa, incredulidad, amargura e indignación, mucha indignación. La decisión de los jueces de Iruñea de dejar en libertad provisional a los miembros de La Manada corrió como la pólvora por las calles de toda Euskal Herria. Lo que en principio era total incredulidad dio paso a una indignación que se plasmó en las miles de personas que se concentraron en las capitales de los cuatro territorios de Hegoalde para rechazar la libertad provisional bajo fianza decretada por la Audiencia navarra.

En Donostia, miles de personas convocadas por la Asamblea Feminista de Donostia, Donostiako Asamblada Feminista, participaron en una cacerolada que partió desde el Boulevard por la Parte Vieja donostiarra bajo el lema Ez dago gure hitza epaituko duenik(No habrá quien juzgue nuestra palabra). Basta ya de justicia patriarcal.

En la marcha, integrada por mujeres de todas las edades, tomaron parte representantes políticos como la diputada de EH Bildu en el Congreso, Marian Beitialarrangoitia, la candidata de la coalición soberanista a la Alcaldía donostiarra, Reyes Carrere, o la coordinadora de Ezker Anitza-IU en Gipuzkoa, Arantza González, entre otros.

En Bilbao, los concentrados en la plaza Unamuno se situaron en torno a una pancarta en la que podían leerse las frases Solo sí es sí y No a la cultura de la violación. Los manifestantes corearon lemas críticos con la justicia, y eslóganes como No es un caso aislado, se llama patriarcado; Tranquila hermana, aquí está tu manada;Justicia es una mierda; u Hoy en la calle, mañana violando.

En Gasteiz, cientos de personas se concentraron en la plaza de la Virgen Blanca donde se escucharon gritos en contra de los miembros de La Manada, así como contra la decisión de los jueces. Asimismo, se exhibieron pancartas de apoyo a la víctima, a la que le recordaban que No estás sola.

Somos mujeres: no vamos a pararse leía en una pancarta de grandes dimensiones que fue desplegada en la plaza consistorial de Iruñea, en la que se congregaron unas 3.000 personas, según la Policía Municipal. Junto a esa pancarta, los asistentes exhibían otras con el lema No es abuso, es agresión, nosotras te creemos, mientras coreaban consignas como esta justicia es una mierda;No es no, lo demás es violación; y Hermana, yo sí te creo.

Entre las reacciones institucionales, el portavoz de la Diputación de Gipuzkoa, Imanol Lasa, aseguró que la resolución judicial “está alejada de la sensibilidad social y de los parámetros de justicia para la víctima”.

Lasa opinó que esta decisión “transmite preocupación y da qué pensar sobre la distancia existente entre el sentir mayoritario de la sociedad y ciertos sectores de la judicatura”. Según el portavoz foral, “ante un suceso realmente reprobable como es una agresión sexista, esta decisión se aleja también de lo que consideramos unos parámetros de justicia también para la víctima”.

Secciones