gizartea

El riesgo de incendios forestales en San Juan se reduce por la lluviosa primavera

Una hoguera encendida en la zona de Sagüés de Donostia, durante la noche de San Juan. ( Esti Veintemillas)

La humedad concentrada en la vegetación hace “difícil” que el fuego se propague
Los bomberos piden, no obstante, que se extremen las precauciones y “no se baje la guardia”

Alex Zubiria - Viernes, 22 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:27h.

donostia - Las hogueras volverán a arder mañana por toda Gipuzkoa como víspera del día de San Juan. Una de las noches más mágicas del año que hará estar alerta a los nueve parques de bomberos del territorio, a pesar de que el riesgo de incendio forestal es menor que el de años anteriores gracias a la lluviosa primavera que ha quedado atrás. “Este año no hay medidas extras, pero eso no quiere decir que haya que bajar la guardia”, advierten.

Hace un año por estas fechas Gipuzkoa se encontraba en alerta naranja por alto riesgo de incendios forestales, lo que llevaba a la Diputación y a los bomberos a extremar más si cabe las medidas de precaución durante la noche de San Juan. Este año, en cambio, la situación es completamente diferente.

“Hemos pasado una primavera muy lluviosa, que hace que la vegetación esté húmeda y el riesgo de propagación sea pequeño. No obstante, el riesgo siempre está ahí”, asegura Iñigo Aldasoro, director de Su Eskola.

Por este motivo, tanto desde el espacio de prevención y extinción de incendios como desde la Diputación lanzan una serie de consejos a la ciudadanía para que disfruten de las hogueras con total seguridad. Estas se dividen en tres grupos: “Las de antes de encender la hoguera, las de durante y las de después”.

A la hora de preparar la hoguera, los bomberos recuerdan que esta tiene que estar en un lugar seguro, alejada de vehículos y edificios que puedan contagiarse del fuego. Por este mismo motivo, hay que evitar también los tendidos eléctricos y telefónicos.

Además, y aunque “con tanta humedad será difícil que se propague”, la zona debe de estar exenta de vegetación. Para ello, lo ideal es limpiar el perímetro de la hoguera antes de construirla.

La última medida de precaución a la hora de levantarla es la que más cuesta cumplir: la hoguera no debe sobrepasar los cuatro metros de altura. “Parece que hay una competición por ver quién la hace más alta”, indica al respecto Aldasoro.

No obstante, los principales problemas no se dan por cómo ha sido construida, sino por cómo se enciende. “Todos tenemos en mente las explosiones en Zarautz y Pasaia de hace unos años”, afirma Fernando García, Oficial del Área de Prevención del Cuerpo de Bomberos de la Diputación, en referencia a los accidentes que se dieron en 2015 por el uso de gasolina para prender la pira y que dejaron uno y cinco heridos, respectivamente.

Nunca deben utilizarse líquidos infamables como gasolina, disolvente y alcohol. “Un chorro puede evaporarse horas antes de prender la hoguera, no darnos cuenta y luego convertirse en una explosión”, asegura Aldasoro.

Para darle fuego, la mejor opción es la de usar papeles y paja seca e ir introduciéndola en la pira.

Además, tampoco se debe prenderla con un viento alto y altas temperaturas. “Hay que cumplir la que llamamos la regla del 30. Que no haya más de 30 grados, que el viento no sea superior a 30 kilómetros por hora y no se dé más de 30% de humedad”, cuenta el director de Su Eskola.

Asimismo, es recomendable olvidarse de dos de las típicas tradiciones de esta noche: la de lanzar los apuntes del curso al fuego y la de saltar sobre las llamas. “Con el viento salen volando y pueden llegar a una zona de vegetación”, advierte García sobre la primera costumbre, mientras que sobre la segunda apunta que muchos menores “siempre sufren alguna caída”.

Por último, recuerdan que las brasas deben dejarse completamente apagadas una vez que no quede nadie en la zona. Para ello, es recomendable cubrirlas con arena o tierra y utilizar, de ser necesario, un extintor.

Los bomberos forales tuvieron que realizar ocho intervenciones durante esta noche el pasado año, precisamente todas ellas relacionadas con el apagado de las hogueras.

espacios más vulnerables En cumplimiento con la legislación vigente, los bomberos llevarán a cabo un retén especial en Tolosa y Arrasate, puesto que en ambos municipios se lanzan fuegos artificiales.

No obstante, los parques del territorio permanecerán “alerta y preparados” ante cualquier circunstancia que se pueda producir a lo largo de la noche.

A este respecto, García indicó que las zonas más vulnerables siempre suelen ser las periurbanas expuestas al viento. Por contra, los lugares más seguros son las zonas urbanas y las playas.

Mediante un comunicado, el diputado de Gobernanza y Comunicación con la Sociedad, Imanol Lasa, hizo un llamamiento a la prevención y el sentido común para “disfrutar de una noche tan especial sin tener que lamentar ningún incidente”.

lo que no hay que hacer

Zonas periurbanas. Los lugares más problemáticos son siempre los espacios periurbanos expuestos al viento.La regla del 30. No se debe prender la hoguera con temperaturas superiores a los 30 grados, con viento de más de 30 km/h y con una humedad superior al 30%.

Uso de gasoil. Para evitar explosiones como las de 2015 en Zarautz y Pasaia, nunca hay que utilizar gasoil u otro líquido inflamable para encenderla.

lo que sí hay que hacer

Zonas periurbanas. Los lugares más seguros son las zonas perirubanas, siempre alejadas de edificios y vehículos, y las playas.

Contar con un extintor. La hoguera debe quedar completamente apagada usando arena y un extintor.

Uso de paja seca. Para prender la pira lo ideal es usar papel y paja seca e ir introduciéndola poco a poco en la hoguera.

Secciones