DONOSTIA

Astiñene se abrirá a peatones y ciclistas en la primera semana de julio

Proyecto de la futura pasarela, que estará lista para 2020.
Maquinaria de obra sobre el puente de Astiñene, durante los trabajos de refuerzo de la pasarela que une Egia y Loiola. (Ruben Plaza)

La apertura de la pasarela entre Egia y Loiola a vehículos motorizados se retrasa hasta la segunda quincena del mes

Carolina Alonso - Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - El puente de Astiñene, que se encuentra cerrado al tráfico de vehículos motorizados desde agosto del pasado año, se abrirá para peatones y ciclistas en la primera semana de julio, después de que terminen los trabajos de refuerzo de esta pasarela que une Egia y Loiola y que será sustituida por otra, que estará finalizada hacia 2020. La reparación provisional de la estructura de Astiñene permitirá también la reapertura al tráfico motorizado, aunque algo más tarde, en la segunda quincena de julio.

La junta de gobierno del próximo martes dará su aprobación a una ampliación del plazo de fin de obra de dos semanas, con el fin de poder terminar los trabajos, que no han sido finalizados en el periodo fijado.

Las continuas lluvias de las últimas semanas así como “un pequeño sabotaje” en las obras han sido los responsables del retraso, según manifestó ayer el concejal de Espacios Públicos, Alfonso Gurpegui. El ataque al que aludió el corporativo se produjo el fin del semana del 9 y el 10 de junio. Los autores cortaron los cables y las mangueras de la obra, “unos actos vandálicos que lo único que consiguen es perjudicar a toda la sociedad”, señaló el edil, que añadió que “la ampliación de plazo no va a suponer ningún retraso en la apertura ya que estos días de más se van a emplear para llevar a cabo el asfaltado del puente y realizar la prueba de carga”.

La reparación de esta pasarela hasta que se construya la nueva ha consistido en la ejecución de doce micropilotes en cada una de las seis pilas del puente, con el fin de reforzar su estructura. Para ello ha sido necesario ocupar la pasarela con grandes máquinas, de hasta 25 toneladas de peso, por lo que ha tenido que cerrarse no solo a vehículos sino también a peatones y ciclistas.

La clausura del puente de Astiñene, además, ha obligado a modificar el trayecto de distintas líneas de Dbus, con el consiguiente trastorno tanto para los vecinos de la zona como para la economía de la empresa de autobuses.

La pasarela está inutilizada desde agosto del pasado año, cuando apareció una grieta en la estructura, cuyo alcance se desconocía en un primer momento. Al principio solo se prohibió el paso a los vehículos pesados pero más tarde se amplió a los de todo tipo. El Ayuntamiento se puso en contacto con una ingeniería, con el fin de que realizase una valoración más detallada y esta dio como resultado que el puente no podría estar abierto sin un refuerzo en condiciones.

reparación Aunque el Consistorio barajó dejar cerrado el viejo puente hasta la construcción del nuevo, en octubre tomó la decisión de repararlo. Las obras fueron adjudicadas a las empresas Freyssinet SA y Rodio SL, por un coste de más de 600.000 euros.

Por otra parte, el Ayuntamiento ya ha sacado a concurso los trabajos para la construcción de la nueva pasarela de Astiñene, que se tendrá que ejecutar de acuerdo con el proyecto redactado por LKS y la Ingeniería Zero, ganadores del concurso convocado al efecto. La obra tiene un presupuesto de 3,2 millones de euros y estará finalizada para 2020, según el calendario que maneja el Ayuntamiento. Tendrá un trazado en curva, aceras y bidegorris.

Secciones