DONOSTIA

Piden que los sindicatos abandonen sus oficinas de las escuelas de Urbieta

Concentración de trabajadores, escolares y familias, ayer en la esquina de Urbieta y Urdaneta.
Vista del techo de las aulas prefabricadas, que quitan espacio al patio de juegos.

Profesorado y familias se concentran para reclamar una solución que permita ampliar el patio de juegos, ocupado por aulas

Carolina Alonso / Fotos: Javi Colmenero - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Un nutrido grupo de profesores, madres y padres de los escolares que asisten al edificio de Urbieta del colegio Amara Berri, así como a la haurreskola localizada en el mismo inmueble, se concentraron al mediodía de ayer para reclamar que los sindicatos de la Función Pública que utilizan un espacio de 130 metros cuadrados en el lugar se trasladen a otro emplazamiento, de modo que se pueda ampliar el patio de juegos y mejorar así la calidad del espacio destinado a los más pequeños. La movilización se repetirá hoy y mañana con el fin de dar a conocer a la población una reivindicación que ha ido tomando fuerza en los últimos años y que quiere implicar tanto al Ayuntamiento, propietario del inmueble, como al Departamento de Educación del Gobierno Vasco, al que está adscrito el edificio y que ofreció en su momento el espacio entonces disponible a los sindicatos.

Las escuelas de Urbieta cuentan en la actualidad con más de 270 alumnos de Educación Infantil (de dos a seis años), además de 53 en la haurreskola. Desde que la guardería que antes estaba en Prim se reubicó en el edificio escolar de Urbieta, en 2011, fue necesario reordenar los espacios educativos y, ante la falta de sitio, se construyeron dos aulas dentro del patio de juegos, lo que redujo sus dimensiones.

Los responsables educativos llevan tiempo reivindicando que el patio de juegos es pequeño para todo el alumnado, por lo que proponen eliminar las dos aulas colocadas en el patio y disponer así de más sitio para jugar. Pero, para ello, sería necesario que los 130 metros cuadrados que utilizan los sindicatos de Educación y Función Pública sean liberados para acoger usos educativos. Las oficinas sindicales “no tienen mucho uso”, según la percepción de los trabajadores de la escuela, que creen que su salida sería muy beneficiosa para el colegio.

“No se quieren ir” La reivindicación del centro escolar para tener más espacios fue tratada en la última comisión de Espacio Público del Ayuntamiento de Donostia y volverá a ser debatida en el Pleno de mañana, a consecuencia de una moción presentada por EH Bildu, que solicita que el Ayuntamiento pida al Departamento de Educación “que adopte las medidas necesarias para poder ofrecer una ubicación adecuada y que responda a sus necesidades a la representación sindical del Gobierno Vasco, que actualmente se encuentra en la calle Urbieta”. La referencia a unas ubicaciones adecuadas se refiere a que, en los últimos años, tanto el Ayuntamiento de Donostia como el Departamento de Educación del Gobierno Vasco han hecho algunas ofertas a las fuerzas sindicales para su traslado, pero no les han convencido.

Según trabajadores del colegio, Educación ofreció que los sindicatos se trasladasen a las antiguas escuelas de Comercio de Amara, pero el local, en un semisótano, no fue admitido por los interesados. También se les propusieron otras ubicaciones en Intxaurrondo, que tampoco vieron con buenos ojos porque estaban “lejos del centro”. Al parecer, el edificio del Gobierno Vasco en la calle Andia sería adecuado para los interesados.

Por su parte, el concejal de Educación del Ayuntamiento, Jon Insausti, confirmó que en los últimos tiempos se han propuesto varias localizaciones para trasladar las oficinas sindicales, aunque sin éxito . “No les vamos a sacar a la fuerza, pero creemos que tienen que ser responsables y si creen en la educación pública vasca de calidad deberían ser flexibles y salir del edificio educativo para favorecer la labor educativa ”, manifestó el corporativo.

Secciones