Los colegios concertados comenzarán el curso con seis jornadas de huelga

Los sindicatos justifican la convocatoria por el “inmovilismo” de las patronales

Idoia Alonso - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - Los colegios de la red concertada comenzarán el curso que viene con seis días de huelga. ELA, Steilas, CCOO, LAB y UGT presentaron ayer el calendario de paros con el que pretenden forzar que las patronales Kristau Eskola y AICE-IZEI, el 70% del sector, se sienten para negociar el convenio colectivo, que lleva en el congelador desde 2009.

Además de recuperar el poder adquisitivo perdido este tiempo -10%-, las centrales reclaman la equiparación salarial entre el profesorado de primer y segundo ciclo de ESO, un acuerdo para el mantenimiento del empleo y la recolocación del personal afectado por el previsible cierre de aulas por el descenso de la natalidad.

Los sindicatos ya advirtieron en las tres últimas jornadas de huelga (el 20 de marzo, y 15 y 16 de mayo) que intensificarían las movilizaciones a partir de septiembre si las patronales de la concertada, excepto ikastolas, no movían ficha en la negociación rota el pasado mes de noviembre.

Según las centrales “el inmovilismo” que habrían mostrado Kristau Eskola y AICE-IZEI desde entonces “no nos deja otro camino” que convocar seis huelgas en pleno inicio de curso. En concreto, los días de paro serán el 9 y 10 de octubre y 27, 28, 29 y 30 de noviembre. El llamamiento afectará a 9.000 docentes y a cerca de 120.000 estudiantes, que cursan sus estudios en centros de iniciativa social.

En paralelo, las centrales llaman a un boicot a las tareas voluntarias. Los sindicatos han promovido en los centros educativos una “campaña de no colaboración” por parte de la plantilla en las tareas de carácter voluntario hasta que no haya “una auténtica negociación”. También aprovecharon la comparecencia de ayer para denunciar que durante las tres últimas huelgas hubo “irregularidades” en distintos centros “con el fin de dejar sin efecto la huelga” como sustituciones ilegales de trabajadores huelguistas o descuentos “desproporcionados” a gente que secundó los llamamientos. Algunas de estas actuaciones han sido denunciadas ante la Inspección de Trabajo.

La representante de ELA Miren Zubizarreta señaló también “la responsabilidad” del Gobierno Vasco hacia un sector ante el que “intenta echar balones fuera”. Según afirmó, “este sector es como una subcontrata barata del Gobierno Vasco” y el Ejecutivo en un momento dado “se tendrá que implicar” en el conflicto si es necesario. Hasta ahora el Departamento de Educación se ha mantenido al margen de este enfrentamiento, al entender que se trata de un problema que deben resolver las partes implicadas. Y en este sentido, la consejera de Educación, Cristina Uriarte, ha emplazado varias veces a patronales y sindicatos a que den una oportunidad real al diálogo.

Además, los sindicatos urgieron a abordar la mejora de las condiciones laborales de los colectivos de especialistas de Apoyo Educativo y trabajadoras del primer ciclo de Educación Infantil, “casualmente los más feminizados y con condiciones laborales especialmente precarias”, que han ido creciendo “en número y precariedad” durante los últimos años. Asimismo, lamentaron que el descenso de la natalidad está “empezando a repercutir” en estos centros, con despidos en los primeros cursos de Educación Infantil.

Por otro lado, reclamaron que el personal docente tenga una “reserva real” de horas complementarias para la preparación de clases y seguimiento del alumnado, así como la reducción de jornada para el personal de Administración y Servicios.

Acordar la distribución irregular de la jornada en Formación Profesional, mejorar las condiciones laborales de colectivos “especialmente precarizados y feminizados” son otras de las peticiones de estos sindicatos, que están dispuestos a comenzar el nuevo curso escolar con nuevas jornadas de huelga en los colegios concertados.