Euskadi aplaude el paso de Sánchez a falta de que concrete su plan penitenciario

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ayer. (Foto: Efe)

El Gobierno Vasco cree que se abre una oportunidad
Madrid mide sus movimientos y busca una vía individualizada que podría emular la pedagogía de Francia con las víctimas

“Se abre una perspectiva interesante;no será sencillo pero se abre un camino positivo” “Sería un paso importantísimo, pero juzgaremos al Gobierno por los hechos” “Sánchez está pagando favores al nacionalismo con favores a los presos”

Míriam Vázquez - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - El presidente español, Pedro Sánchez, comienza a preparar el terreno para un cambio en la política aplicada a los presos de ETA, aunque lo hace desde una posición muy prudente, sin concretar los movimientos que baraja, y puntualizando que no habrá medidas colectivas. En la entrevista concedida el lunes a la televisión pública española, se mostró mucho más categórico cuando aludió a los presos del procés y apostó por acercarlos a cárceles catalanas, porque ese debate no es tan sensible ni tiene aristas relacionadas con la violencia ni los cientos de víctimas que ha generado. A pesar de su prudencia, sus palabras se recibieron ayer en la comunidad autónoma vasca como un cambio de tono evidente que abre la puerta a una revisión de la política de alejamiento, la situación de los enfermos o las progresiones de grado. El aplauso fue unánime, con la excepción de PP y C’s. El Gobierno Vasco valoró el paso, y también EH Bildu detectó un cambio. A partir de ahí, se mantienen a la expectativa para ver cómo plasma Sánchez este cambio en medidas concretas. El presidente ha aclarado que las medidas serán individuales, y pide al PP que saque este debate de la pugna partidista.

Sánchez quiere evitar que sus pasos se interpreten como un cambio de cromos con el nacionalismo vasco como canje a su respaldo a la moción de censura. También tiene por delante una labor de pedagogía para explicar sus planes a las víctimas. En ese caso, el papel del delegado del Gobierno español en la comunidad autónoma, Jesús Loza, será determinante por su relación con las víctimas y la tranquilidad que genera en amplios sectores del constitucionalismo, aunque también se le respeta en ámbitos abertzales. Loza, patrono en la Fundación Buesa, se perfila como el enlace con los afectados por la violencia de ETA, y conoce los entresijos de la política penitenciaria porque fue uno de los defensores de la vía Nanclares.

La conexión con las víctimas ha sido una de las claves del éxito de la vía francesa, que ha conseguido lo que parecía imposible al acercar a una decena larga de presos sin herir a los damnificados y provocando el aplauso de la izquierda abertzale. El Ministerio de Justicia del Gobierno de Emmanuel Macron activó una intensa agenda de contactos liderados por Hélène Davo, y donde participaron asociaciones como Covite. En esos encuentros, Davo explicó que el movimiento de presos sería selectivo, ajustado a la ley vigente, y solo afectaría a los reclusos sin delitos de sangre y a punto de cumplir condena. Se da la circunstancia de que Sánchez se reunirá el sábado con Macron.

“buena noticia” Desde el Gobierno Vasco, el secretario general de Convivencia, Jonan Fernández, mostró su satisfacción en Radio Euskadi. Dijo que el anuncio de Sánchez, que quiere plantear de otra forma la política penitenciaria, es “una buena noticia” y “abre una perspectiva interesante”, aunque el camino “no será sencillo”. El portavoz Josu Erkoreka, por su parte, opinó que la decisión es “pertinente y oportuna”, y que una política penitenciaria más humana contribuirá a asentar la convivencia. Recordó que el lehendakari planteó en reiteradas ocasiones a Rajoy que diera un paso en este sentido. En cualquier caso, matizó que sería “bueno” contar con un consenso que facilite los movimientos. Según dijo, conseguir ese consenso “en términos absolutos” será muy difícil, pero sí pidió que todos los partidos e instituciones hagan un esfuerzo de aproximación . El Gobierno Vasco pone en valor que es la primera vez que un presidente español se expresa en estos términos.

Desde EH Bildu, su coordinador general, Arnaldo Otegi, también tuvo buenas palabras en Radio Euskadi al considerar que esta apuesta se plantea en “términos constructivos”, aunque matizó que estará atento a los hechos, más que a las palabras. “Hay un espacio humanitario en el que entran los presos enfermos, con una cierta edad, y el alejamiento, que deberían ser desactivados inmediatamente porque son temas que no están sujetos a negociación política de contraprestación, sino que es simplemente la aplicación de principios humanitarios”, añadió en Radio Euskadi. Podemos Euskadi también aplaudió este paso “positivo y largamente esperado”, según dijo Sergio Campo, mientras que el PP, por boca de Amaya Fernández, puso la nota discordante al acusar a Sánchez de “pagar favores” al nacionalismo con “concesiones” a los presos.

las ventajas del psoe La ventaja que tiene Sánchez con respecto a sus antecesores es que ETA está disuelta y la cifra de presos ha disminuido hasta situarse en torno a los 200 frente a los 700 que hubo en el pasado. Esta cifra hace que el acercamiento sea más sencillo desde el punto de vista logístico. Además, el consenso es casi unánime en la comunidad autónoma, donde la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento acaba de aprobar con los votos del PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PSE una iniciativa para pedir el fin del alejamiento y una política humana, individualizada y con reconocimiento del daño causado.

Secciones