No hay más debate: De Gea y diez más

Hierro reitera su plena confianza en el cuestionado portero ante el partido clave con Irán, donde cualquier error puede ser irreparable

Julián Goikotxeta - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - Un gol en propia puerta del marroquí Aziz Bouhaddouz en el minuto 95 otorgó a Irán una valiosísima victoria que le permite afrontar el partido de hoy ante España con cierta tranquilidad y la sensación de que el empate puede abrir la puerta de los octavos de final. Un gol de Cristiano Rolando en el minuto 88 privó al seleccionado de Fernando Hierro de una victoria que tenía al alcance la mano. Asumido el mal trago, se destacan las buenas sensaciones frente a Portugal, el actual campeón de Europa, sobre todo después delpollo que se montó con el despido de Julen Lopetegui, pero hasta ahí llega la autocomplacencia.

Cualquier resultado que no sea la victoria frente el equipo persa tendría la dimensión de la catástrofe, porque España está considerada entre los favoritos y los iraníes nunca pasaron de la fase de grupos en las cuatro participaciones mundialistas que glosan su historial futbolístico. Como dice su seleccionador, el portugués Carlos Queiroz, aquel efímero entrenador del Real Madrid (2003-04) sustituyendo a Vicente del Bosque y con Fernando Hierro bajo su mando, “España tiene superhombres”, lo cual no deja de ser una vehemente manera de cubrirse con la piel de cordero.

Hay que tener en cuenta, además, los cruces: no es lo mismo enfrentarse a Uruguay, hipotético rival en octavos en caso de acabar primero de grupo, que a Rusia. Y también el número de goles, por si acaso se produce al final un empate a puntos con Portugal.

Queiroz también avisa de que su equipo sí tiene una virtud: “El entusiasmo de enfrentarnos a una selección como España y una rara capacidad de sacrificio y de concentración. Cuantas más dificultades tenemos, salimos con más ganas al campo”.

Fernando Hierro apela a la precaución, como es lógico, y afirma que Irán “es un equipo muy aguerrido, muy poderoso a nivel físico, y que encaja poco”, dijo, tras pasar unas cuantas noches en vela observando vídeos de un rival ignoto tras su apresurada asunción del cargo.

Lo que sí tiene claro Hierro es quién será el portero titular, ofreciendo un apoyo absoluto a David de Gea, cuestionado por dos errores de bulto en poco tiempo, ante Suiza en un amistoso, y contra Portugal. En este encuentro, además, mostró un grado de nerviosismo evidente, un mal síntoma para un puesto tan especial y la razón última que asiste a quienes piden, y son muchos, la presencia de Kepa Arrizabalaga.

“Tengo 23 y cada uno es de su padre y de su madre, la misma medicina no vale para todos pero David va a jugar. Tenemos confianza plena en él. Es un chico que está entre los tres mejores porteros del mundo”, manifestó Hierro en la sala de prensa del Kazán Arena.

La duda de Carvajal Zanjado el debate en la portería, sobre todo porque no se contempla mucha artillería del rival, aunque otro error de David de Gea ya sería imperdonable, el seleccionador español sí mostró alguna duda sobre la reaparición de Dani Carvajal, ya recuperado de la lesión muscular que le impidió jugar ante Portugal. Sobre todo porque tampoco conviene precipitar su regreso y Nacho, que fue titular en ese partido, salvo el ingenuo penalti que cometió sobre Cristiano Ronaldo que desencadenó el primer gol luso, no desentonó y fue el autor del tercer tanto español. La tercera opción sería la del txuri-urdin Odriozola.

Donde ya no hay dudas, ni debate, es sobre Diego Costa, quien con sus dos goles frente a Portugal constató que tiene sitio en este equipo de jugones, donde manda el dominio del balón, y porque da otras alternativas aún por explotar.

Sobre Irán, Queiroz probablemente apostará por dos líneas de cinco muy juntas y con Sardar Azmoun, el delantero local, ya que juega en del Rubin Kazan, como hombre más ofensivo. Azmoun ejerce allá de ídolo, lo cual será una baza a favor del conjunto persa, que tendrá el favor del público.

El técnico luso, además, puede contar con dos jugadores clave en el centro del campo ausentes ante Marruecos como son Mehdi Taremí y Omid Ebrahimi, esenciales en el entramado defensivo necesario para contrarrestar el juego de la selección española.