Críticas por la prisión ‘a la carta’ para Iñaki Urdangarin

Ingresa en Brieva (Ávila), donde estará solo en un módulo al ser una cárcel de mujeres

Martes, 19 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

. Son dos axiomas con los que desde el Gobierno español y el PSOE -partido que lo sustenta - valoraban ayer la entrada en prisión de Iñaki Urdangarin para cumplir los cinco años y 10 meses de su condena por el . El cuñado de Felipe VI eligió la prisión de mujeres de Brieva para comenzar a purgar su pena. A unos diez kilómetros de Ávila y construido en 1989, este centro penitenciario está bastante aislado de núcleos urbanos. Es una cárcel de poca población reclusa y escasa conflictividad.

Urdangarin estará en el mismo pabellón para hombres, aislado del de mujeres, en el que cumplió condena entre 1995 y 2005 el exdirector de la Guardia Civil Luis Roldán. En una celda de 12 a 15 metros y otros 25 metros de patio en un pabellón en el que no hay más reclusos, dispone de cama, mesa, ducha propia y también puede solicitar televisión para instalarla en la sala de estar a la que tiene acceso. Recientemente se llevaron a cabo obras para mejorar la calefacción y aislamientos.

Pese a que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, explicó que el ingreso en esta prisión de mujeres corresponde a una elección personal suya y que la única conclusión que se puede obtener de todo el procedimiento judicial es que el Estado de Derecho ha funcionado, formaciones como Podemos, EH Bildu o ERC denunciaron un trato a favor a Urdangarin.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, denunció un “nuevo un trato de favor para la monarquía”. “Los presos comunes no tienen los mismos privilegios que el cuñado del rey”, lo que a su juicio visibiliza “no solo que la corrupción es consustancial a la monarquía”, sino la necesidad de evitar que la familia real tenga ese trato de favor por encima de la ley. En una entrevista en Onda Vasca, la diputada de EH Bildu, Marian Beitialarrangoitia, señaló que es “lógico” que Urdangarin ingrese en prisión pero consideró “grave” que haya podido elegir la cárcel, al tiempo que remarcó que “todo lo que rodea al demuestra que la Justicia no es igual para todos”. También desde ERC establecían comparación entre Urdangarin y los dirigentes soberanistas encarcelados. Así lo destacó su portavoz , Marta Vilalta, quien señaló que “la justicia no es igual para todos”. “Llevamos dos semanas del nuevo Gobierno en el Estado y aún hay nueve personas inocentes en la cárcel”, apostilló.

Por su parte, Diego Torres, el exsocio de Iñaki Urdangarin en Nóos, ingresó a media tarde en la cárcel Can Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), para cumplir una condena de cinco años y ocho meses. Mientras Torres atravesaba la puerta de la cárcel, sus abogados solicitaban el indulto y pedían a la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca la suspensión de la ejecución de la condena mientras se tramita esta solicitud. - J. Núñez