zuzendariari gutunak

Ez da euskararen aurkako, euskaldunen aurkako baizik

Txema Landa - Lunes, 18 de Junio de 2018 - Actualizado a las 09:45h.

Efectivamente no van contra el euskera, van contra las personas que lo hablan, van contra los derechos lingüísticos de las mujeres y los hombres que lo usan, contra las niñas y los niños cuyas madres y padres desean matricularlos en modelo D, contra quienes tienen derecho a una atención en todos los espacios públicos en euskera, en los ayuntamientos, en las comisarías, en los juzgados y en todas partes sin excepción.

No tienen nada contra el euskera, desean guardarlo en una urna en un museo para que no se contamine con las intromisiones de las personas hablantes, sin la contaminación que un uso indiscriminado pudiera causarle, sin los daños irreparables que el uso de los medios de comunicación y su uso en las universidades pudiera ocasionarle.

No desean que el euskera sucumba, al ponerse al día en las nuevas tecnologías en los medios digitales, en las plataformas y en el mundo digital.

Desean un euskera limitado a la conversación familiar, a las conversaciones de los amigos, en los pueblos previamente determinados, para un uso acorde con las justas necesidades para su no desaparición.

El desarrollo del euskera solo le podría traer perjuicios, anglicismos, erderakadas y otro males a los que no desean exponerlo, solo en el ámbito familiar y cercano estará seguro. Sin la H, sin el embrutecido batua que nadie entiende, en la soledad del caserío, hasta que la muerte nos separe.