ekonomia

Construir cruceros y equipos eólicos, alternativas para la industria naval vasca

El sector marítimo vasco facturó 2.840 millones de euros en el último ejercicio pese a la crisis del mayor astillero

Xabier Aja - Sábado, 16 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

dOnostia - La industria vasca ligada al sector marítimo “avanza” aunque la situación particular de alguna empresa histórica e importante por su efecto tractor como La Naval de Sestao incide en que la facturación descendiese un 3,5% el pasado año. Con todo el sector de construcción naval de Euskadi tiene oportunidades de negocio adicionales de futuro con nuevos tipos de buques como los cruceros o los equipos para eólica marina.

Estas son algunas de las conclusiones de la asamblea del Foro Marítimo Vasco que junto con el XXV aniversario de Adimde, la Agrupación de Industrias Marítimas de Euskadi, se celebró ayer en Donostia con la asistencia, entre otros, del lehendakari. Iñigo Urkullu. En su intervención, afirmó que la industria marítima tiene futuro en Euskadi, por lo que apostó por seguir impulsando la actividad en todas sus vertientes: construcción naval, servicios auxiliares, fabricación de equipos, ingeniería y desarrollo.

El máximo responsable del Ejecutivo vasco señaló que “la construcción naval está unida al comercio internacional y a la industria, y estas siguen siendo clave de bóveda de la economía vasca”.

Urkullu recordó que en un encuentro mantenido con los clústers industriales vascos para analizar el pasado 2017 el mensaje había sido claro: “La evolución de la industria había sido positiva y este año las previsiones hablan de un mantenimiento o mejora de las carteras de pedidos, facturación, actividad exportadora, inversión en I+D+i y creación de empleo”.

Y el sector de construcción naval, con la excepción de las dificultades que atraviesa La Naval, también envía señales positivas “con previsiones de mejora de muchos astilleros y fabricantes de equipos” con un nivel alto de actividad que avanza por la senda de “la innovación, la tecnología y la internacionalización”, afirmó Iñigo Urkullu.

En este contexto, el lehendakari reiteró que “la industria marítima tiene futuro en Euskadi” y para ello “vamos a seguir trabajando con nuevas líneas de actividad económica relacionadas con el astillero: industrias marinas y energía eólica offshore, oil&gas, cruceros y, por supuesto, la pesca”.

Los representantes del Foro Marítimo Vasco, un clúster de la industria marítima, integrado por 140 asociados que representan a 231 compañías reconocieron que la complicada situación del mayor astillero de Euskadi genera “incertidumbre a numerosas empresas del sector”.

A finales del 2017, la cartera de pedidos de los astilleros vascos sumaba 16 unidades, cifra que se ha elevado a 20 en la actualidad ya que, pese a la cancelación de dos barcos de La Naval, el resto de astilleros de tamaño mediano, -Zamakona, Murueta y Balenciaga- ha mantenido un buen nivel de actividad.

El peso de la construcción naval vasca en el conjunto del Estado español sigue siendo notable porque al cierre de 2017 los astilleros vascos contaban con los citados 16 buques en cartera, de los 65 en total, que en toneladas concentraban el 34%, seguido de los de Galicia, con el 28%;Andalucía, 24%;y Asturias, 14%.

En cuanto a los nuevos contratos, de los 38 barcos firmados por el conjunto de la industria naval del Estado español, según la secretaría general de Industria, los astilleros vascos sumaron seis buques que en toneladas, dado su mayor tamaño medio, representaban el 28%.

La facturación del sector marítimo vasco en el pasado 2017 se vio afectada por el concurso de acreedores de La Naval-CNN ya que se estima que se redujo en un 3,5% hasta rondar los 2.840 millones de euros. No obstante, se espera una mejora de la cifra de negocio global del sector durante este año 2018.

Menos empleo En lo que se refiere al empleo, también disminuyó, con especial incidencia en la industria auxiliar, un 6,79% hasta los 13.735 trabajadores.

El Foro Marítimo Vasco considera que, dejando a un lado la situación de la empresa de Sestao, los citados astilleros medianos vascos continuarán mejorando su cartera de pedidos.

Por otra parte, también se destacó las buenas perspectivas de negocio de las navieras y del área de pesca -especialmente atuneros congeladores- así como de la industria auxiliar con fabricantes de equipos, ingenierías y empresas de servicios, que cuentan con un notable componente tecnológico, así como prestigio e implantación en los diferentes mercados internacionales.

la naval La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, explicó que el armador Van Oord y la banca acreedora “siguen negociando” en La Naval en relación a la construcción del buque Vox Alexia. La situación, explicó, “es realmente compleja” pero “cada uno está poniendo lo mejor de sí mismo y está tratando de buscar una solución”. Tapia dejó claro ayer que concluir la construcción de la draga Vox Alexiaen La Naval daría “tiempo para buscar una solución definitiva a ese astillero” ya que, además de los ingresos que resultan vitales, habría carga de trabajo para los próximos 20 meses.

Sector naval 2017

Empleo. Las empresas vascas del sector cerraron el pasado ejercicio con 13.735 personas en plantilla, un 6,8% menos.

Facturación. Pese la crisis de La Naval Sestao, el sector movió 2.840 millones de euros.

La cifra

-3,5

es el descenso en porcentaje de la facturación del sector marítimo vasco en el pasado ejercicio

Astilleros

Cartera de pedidos cierre 2017

Murueta 2 buques

Zamakona 10 buques

Balenciaga 1 buque

La Naval 3 buques

Secciones