GRUPO A

Rusia saluda con la mano

La selección anfitriona estrena la competición con una goleada ante Arabia SAudí

Viernes, 15 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Madrid - Rusia se impuso ayer con autoridad a la de Arabia Saudí (5-0) en el partido inaugural de su Mundial, disputado en el Estadio Olímpico Luzhniki de Moscú, una puesta de largo sin fallo que permite al conjunto anfitrión mantener intactas sus opciones de avanzar a las eliminatorias directas desde el Grupo A.

El gran objetivo de los rusos está situado en llegar a los octavos de final para recuperar algo de la presencia perdida en los últimos años en el deporte del balompié. Tras cuatro torneos sin pasar de la fase de grupos, Rusia comenzó con una sólida actuación su encuentro ante la cenicienta, con especial mención a un Cheryshev autor de un bonito doblete.

Tras cuatro años de espera, el primero de los 64 partidos del Mundial dejó a los rusos con los tres puntos, ante un rival con ambición en los primeros minutos, pero sin ningún orden defensivo ni en la salida del balón. En el medio del campo murieron los intentos de los pupilos de Juan Antonio Pizzi, sin reacción tras el descanso y con el castigo de dos goles más allá del minuto 90 de un partido con poca historia. Con Egipto y Uruguay como rivales por estar en octavos, Rusia hizo los deberes ante los asiáticos. Smolov y Dzagoev disfrutaron de la cantidad de espacios que dejaron los saudíes, flojos también en la marca, circunstancia que aprovechó Gazinskiy a los 10 minutos para hacer el 1-0 en un balón colgado al área.

El ambiente festivo se enfrió con la lesión de Dzagoev, pieza clave en el combinado entrenado por Stanislav Cherchesov, pero para el estreno no le llegaron a echar de menos. Y es que Denis Cheryshev cubrió su lugar con nota, aprovechando el agujero rival en la banda derecha. Antes del descanso, el jugador del Villarreal se gustó para hacer el 2-0.

Después de pasar por los vestuarios, Rusia pudo elegir el momento para la sentencia, sin sufrir ante una selección muy lejos de las buenas sensaciones que dejó en su último amistoso ante Alemania. Dzyuba, recién entrado al campo, hizo el 3-0 también sin oposición en el remate de cabeza y, cuando el encuentro estaba muy cerca de su conclusión, Cheryshev puso la guinda con un bonito gol desde fuera del área, y Golovin rubricó la manita que abre el Mundial. - E.P.