Gipuzkoa da luz verde al plan de modernización del servicio de bomberos

Iraitz Astarloa - Jueves, 14 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Modernizar el servicio de bomberos, diseñado en la década de los 80, para mejorar las coberturas y los tiempos de respuesta, además de la protección de los guipuzcoanos ante situaciones de emergencia. Con esta vocación nace Gipuzkoa Babestu 20-30, un plan que ayer fue aprobado por las Juntas Generales con los votos a favor de PNV, PSE y PP y las abstenciones de EH Bildu y Podemos, y que estará vigente durante los próximos quince años.

El diputado de Gobernanza y Comunicación con la Sociedad, Imanol Lasa, y el responsable del Servicio foral de Bomberos, Arkaitz Orbegozo, comparecieron ayer en la Cámara de Gipuzkoa para exponer los pormenores del plan que, posteriormente, fue sometido a votación.

Según explicó Lasa, tras dos años en los que se ha hecho un “trabajo conjunto” con los trabajadores, los alcaldes y los distintos grupos políticos, se ha elaborado un “diagnóstico” de la situación del servicio y se han establecido una serie de medidas para optimizar la atención que se presta en situaciones de emergencia, “mejorando las coberturas y los tiempos de respuesta” actuales.

un nuevo parque y 74 empleados Para ello, el plan incluye la puesta en marcha de una central unificada de coordinación de emergencias en el parque de bomberos de Garbera, en Donostia, donde se establecerá un mando responsable de guardia único para todo el territorio.

Además, se dejará de actuar con base en las comarcas y se establecerán dos zonas operativas: Ekialde, que abarca el 40% de la superficie del territorio y el 70% de la población y una estimación de atención de entre 3.000 y 3.500 emergencias al año;y Mendebalde, con entre 1.200 y 1.800 emergencias anuales.

Ello traerá consigo una reordenación de los actuales parques. Por un lado, se procederá a reubicar los parques de Zubillaga (en Oñati), Korosti (Legazpi) y Arrate (Eibar) y se creará uno nuevo en Bergara, que será el eje central de Mendebalde. De hecho, según explicó Orbegozo, el objetivo es aprovechar la red de carreteras de alta capacidad, la denominada Rotonda de Gipuzkoa, para “llegar en quince minutos o menos a cualquier municipio del territorio”.

Pero la mejora de la atención de las emergencias llegará también de la mano de un incremento en la plantilla. Según explicó Orbegozo, se contempla la incorporación de 74 nuevos bomberos, de los cuales 71 pertenecerán al servicio foral y tres al servicio municipal de Donostia, lo que permitirá que los parques cuenten con más agentes en cada turno (17 en Donostia, once en Bergara, entre seis y ocho en Irun, seis en Elgoibar y Tolosa y cinco en Zarautz, Azpeitia y Ordizia).

Además, ante la perspectiva de que en un plazo de diez años el 70% de la plantilla actual estará en edad de jubilarse, la Diputación confía en poder convocar dos Ofertas Públicas de Empleo (OPE) en cada una de las tres próximas legislaturas.

La gestión de los dos servicios de bomberos del territorio (el foral y el de Donostia) supondrá un coste aproximado de 27 millones hasta el año 2030.

falta de concreción El plan presentado ayer no fue rechazado por ningún grupo juntero, si bien EH Bildu y Podemos se abstuvieron en la votación. Según explicó la coalición abertzale en una nota, el plan “puede beneficiar el servicio”, pero se constata todavía “falta de concreción”.

EH Bildu solicitó que la unificación operativa del servicio de emergencias se lleve a cabo de una forma “íntegramente pública” y solicitó que “en cada parque haya por lo menos seis bomberos en cada turno” y que se dé la misma prioridad a la Oferta Pública de Empleo como a la construcción de nuevos parques.

Por su parte, la formación morada consideró que aunque se proponen “avances positivos para la mejora del servicio, sin embargo, siguen siendo insuficientes”. Además, lamentó que el plan carezca de un presupuesto o de un plan anual de ejecución.