De las noticias al magacín, a la escritura, al Gobierno y...

Huerta, que pasó con éxito de la información a espacios más frívolos y a la literatura, era y es “un hombre en tránsito”

Jueves, 14 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El breve ministro de Cultura dijo en una entrevista a este periódico en 2011 que tenía la sensación de ser “un hombre en tránsito”. Era una definición de sí mismo que daba que pensar y que ahora parece premonitoria. ¿Hacia dónde creía que se dirigía? Este joven valenciano que empezó en el periodismo como becario de una radio local tenía claro que “no hay noticia menor, hay periodista menor” y superó con nota algo que pocos intentan y menos consiguen: presentaba un informativo en Telecinco y optó por pasar al entretenimiento, lo que a muchos antes y después les salió mal y fue un suicidio profesional. Esa decisión la tomó en un fin de semana. Para avalar que no era un cambio tan extraño, él citaba a Jesús Hermida, que “fue corresponsal, presentador de informativos y luego de magacines”. Once años con Ana Rosa Quintana confirman que acertó y hacen que poca gente le recuerde en tareas más sesudas. Y es que, antes de todo esto, curiosamente fue jefe de la sección de Política en un periódico valenciano. ¿Cómo habría contado su dimisión de ayer?

Màxim Huerta es un espíritu libre y fue la gran sorpresa del Gobierno de Pedro Sánchez, pero no todo el mundo sabe que le apasiona la política: “Me fascina y formar parte de la mesa con políticos de El programa de Ana Rosa me encanta. Me gusta que se acerquen elecciones, la tensión de precampaña, todo eso me pone a cien”. Aunque ahora ya puede llamársele escritor, era un niño que “jugaba a presentador. Con 10 años me ponía en la barra del bar y repetía las noticias”. Ha sido un chico con suerte porque sus sueños se fueron cumpliendo e incluso se habló de un director muy importante para llevar su segunda novela (El susurro de la caracola) al cine. ¿Se volcará en la literatura? Desde luego no le ha dado tiempo a acostumbrarse al coche oficial ni a la cartera ministerial. Como él mismo reflexionó al cumplir los 40, “tengo la sensación de ser un hombre en tránsito, pero no sé a dónde”. - Merche Peña