Tribuna abierta

Innovar es un requisito

Por Manuel Salaverria - Miércoles, 13 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

En un mundo global y altamente competitivo, la innovación no es un atributo ni una opción, es un requisito. Y este requisito nos implica a todos, porque la innovación es un reto de País. Euskadi es, desde hace años, de acuerdo con los estudios realizados por la UE, un polo de innovación con elevados niveles de inversión en I+D, educación, entre otros aspectos. Concretamente, es la región más innovadora del sur de Europa, comparable a los países avanzados del norte.

Es por ello que, cuando cada uno de nosotros oímos esta afirmación, rápidamente vienen a nuestra mente razones que explican esta situación: la cultura innovadora y empresarial de la sociedad vasca, el compromiso de empresas e instituciones por la I+D+i, la capacidad de transformación ante las crisis económicas sufridas por nuestro país en las cuatro últimas décadas.

Ciertamente, si hoy somos un país avanzado, si nuestras empresas compiten en todo el mundo, si nuestro sistema educativo es referente europeo en materia de formación profesional, es porque hemos sabido hacer frente a los retos y dificultades y nos hemos reinventado continuamente. Sobre industrias en reconversión, condenadas a desaparecer, hemos sido capaces de crear nuevas actividades, nuevos negocios para las empresas y nuevas empresas.

Vienen a nuestra mente casos concretos de empresas que, de hacer herrajes para carruajes, llegan a tener circulando miles de autobuses por el mundo o, de hacer equipamiento naval, hoy participan como protagonistas en la primera misión que va a acercarse al Sol. Y detrás de cada una de estas historias, de su pasado y de su presente, hay personas, empresas -grandes y pequeñas- que lo han hecho posible.

Y si esto es así, si somos tan innovadores y los hechos lo demuestran, ¿por qué he empezado diciendo que innovar es un requisito?

Porque junto a esta realidad, también aparecen en la foto algunas de nuestras debilidades que, si no se abordan, pueden cambiar ese relato que todos conocemos.

Euskadi tiene por delante dos grandes retos que abordar desde el ámbito de la innovación: uno, incorporar a la pyme a la innovación, y dos, dar valor a la innovación no tecnológica, aquella vinculada a la gestión de aspectos tales como el marketing, la venta, la gestión avanzada del cliente o de las personas.

Las pymes constituyen la base del tejido empresarial de Euskadi y, participan en gran medida en las cadenas de suministro de las grandes empresas tractoras en los sectores de referencia (automoción, aeronáutica, energía o máquina-herramienta). Viven en un mundo con una demanda cada día más sofisticada, donde la competencia ya no está próxima geográficamente y, en la mayoría de las ocasiones, ni siquiera es conocida. Únicamente desde una cultura y actividad innovadora permanente, podrán afrontar el futuro con garantías, satisfaciendo una demanda más exigente de los clientes y manteniendo “ventajas competitivas” destacables, bien porque sus productos sean diferenciales, sus procesos sean óptimos, sus propuestas al mercado de alto valor o bien porque sus personas sean profesionales altamente cualificados y motivados.

Y la innovación no tecnológica. Cuando hablamos de innovación, muchos visualizamos I+D, pero ¿es esa toda la innovación posible? La respuesta es claramente no y, de hecho, es aquí donde tenemos un amplio margen de mejora en Euskadi. Mejorar la innovación de nuestras pymes en definición de estrategias, organización, gestión de personas, marketing y comercialización son algunos de los grandes retos que tenemos por delante. La tecnología es necesaria, pero no es suficiente para ser competitivos en el mercado actual. Las propuestas de mercado ganadoras son las que conjugan las capacidades de la tecnología con la inteligencia de mercado bien ejecutada por equipos de alto rendimiento.

Desde Innobasque asumimos estos retos y hemos reorientando nuestro Plan Estratégico y nuestras acciones a los mismos. No tratamos de dar una respuesta directa a todas las preguntas, sino ser un elemento de impulso de la innovación. Innobasque es el termómetro de la innovación, es el foro de colaboración en pro de la innovación, es el laboratorio de experimentación. Debemos aprovechar que en Euskadi existen agentes y entidades que juntos, de manera coordinada, podemos dar respuesta a las necesidades de cada empresa: agencias de desarrollo, centros de formación profesional, universidades, centros tecnológicos, asociaciones y clústeres, cámaras de comercio, organizaciones empresariales, agentes de desarrollo comarcal así como agentes temáticos (financiación, gestión avanzada, innovación).

Decimos que la innovación nunca es igual de una empresa a otra, pero sí genera una experiencia y debemos ser capaces de localizar y compartir “experiencias innovadoras” útiles para cada empresa.

La innovación es un requisito para todas las empresas vascas, y desde Innobasque estamos dispuestos a ayudarles a dar ese paso decisivo.

El Global Innovation Day que tendrá lugar hoy en Donostia es una oportunidad para poder “probarse” el traje a medida que podemos hacer para las pymes vascas con el trabajo coordinado de todos los agentes antes citados.

Demos juntos un nuevo impulso a la innovación.