Mesa de Redacción

‘Aquarius’

Por E. Iribarren - Miércoles, 13 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

La crisis del Aquarius ha vuelto a situar el problema de la inmigración en el primer plano de la actualidad política e informativa. Por mucho que lo intente, es un asunto que Europa no va a poder rehuir y, como demuestra la reciente historia, a periodos de relativa calma le siguen fuertes sacudidas de la opinión pública, cuando colisionan la fibra humanitaria del proyecto europeo y las cada vez más atrevidas expresiones de insolidaridad, egoísmo y xenofobia. Dicen los que trabajan sobre el terreno en tareas de rescate que cada vez vendrán más inmigrantes espoleados por factores de todo tipo, a los que hay que sumar los estragos que ya provoca el cambio climático en grandes extensiones de África. Mientras, los estados europeos y las autoridades comunitarias solo ofrecen signos de parálisis, como si inyectar dinero a terceros países a cambio de que se ocupen del problema fuera a librarles de sus responsabilidades. El desafío es enorme y cualquier paso en falso es rápidamente aprovechado por la extrema derecha para engordar su granero de votos e imponer su discurso. La creciente desigualdad socioeconómica de la Europa poscrisis es el escenario ideal para propagar las peores ideas, las que ayudan a deformar la realidad de los inmigrantes.