Más que palabras

La venganza del PP

Por Javier Vizcaíno - Miércoles, 13 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Se retrataba el otro día el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, al proclamar desde el cartel oficioso de avisos a navegantes que no es rencoroso pero que al PNV no le saldrán baratos los apoyos de su partido. Y no es solo la tarjeta de visita personal como espolvoreador de excusas no pedidas y amenazas por elevación. Peor es dejar ver su estrecha concepción de la política como un juego de represalias despechadas y chantajes donde se toma por rehén a la ciudadanía y se la convierte en pagana de la frustración.

No hablamos en hipótesis. Ahí están los hechos contantes y sonantes en forma de varias enmiendas en el Senado contra los propios presupuestos. 35 millones de euros de inversión en los tres territorios de la CAV que se esfuman sin otra razón que cobrarse una revancha que, para colmo, no tenía lugar, pues en ningún sitio estaba firmado que el apoyo a las cuentas era una declaración de fidelidad eterna. Con un par de hechos vergonzantes añadidos, además. El primero, haber mentido vilmente en las horas previas jurando con soniquete de perdonavidas que las inversiones no estaban en peligro. El segundo, la patética justificación del hachazo diciendo que las cantidades que vuelan son aquellas que benefician al PNV. “A los chiringuitos”, se adornó en el exabrupto el senador Iñaki Oyarzábal, sin caer en la cuenta de que por pasiva estaba reconociendo que el espíritu negociador de su partido se fundamenta en el unte puro y duro. Eso, sin contar lo desahogado que hay que ser para defender en público sin ruborizarse que Lanbide, la I+D o las energías renovables son chiringuitos. Será que piensa el ladrón...

Secciones