BERTAKO GAIA

En busca de la verdad

Seis zumaiarras se someten a pruebas de ADN para poder contrastar los cuerpos exhumados en los últimos años y facilitar la identificación de las personas desaparecidas durante la Guerra Civil.

Un reportaje de Ane Roteta - Martes, 12 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

El Ayuntamiento de Zumaia sigue dando pasos para recuperar la memoria histórica, y hace unos días seis zumaiarras se sometieron a las pruebas de ADN para poder identificar los cuerpos exhumados en los últimos años y facilitar así su identificación. Y es que según señala el zumaiarra Joseba Esnal, en proporción al número de habitantes, Zumaia “se lleva la palma” en la cantidad de desaparecidos durante la Guerra Civil.

Esta campaña de recogida de ADN se puso en marcha el pasado marzo de 2017 por el Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos Gogora, y el Ayuntamiento de Zumaia se unió a la iniciativa con el propósito de dar voz a los sucesos y vivencias de la época y encontrar, identificar y especialmente dignificar a nuestros antecesores y familiares desaparecidos, de tal manera que el año pasado se recogieron muestras de seis zumaiarras, y a finales del mes de mayo se recogieron otras seis en la localidad.

Tal y como explica Esnal, que es un apasionado del tema de la memoria histórica y ayuda de manera totalmente voluntaria al Consistorio zumaiarra en toda esta labor, hasta el año pasado el ADN de los cuerpos exhumados por la Sociedad de Ciencias Aranzadi no se podía contrastar de ninguna manera. “Muchas familias zumaiarras siguen sin saber dónde están sus familiares desaparecidos durante la Guerra Civil, lo que es una situación muy triste, y gracias a esta iniciativa extraen muestras de ADN a los familiares para poder contrastar si alguno de los cuerpos exhumados es realmente su familiar o no”, indica Esnal.

El laboratorio Biomics de la UPV/EHU fue el encargado de recoger las muestras en la localidad zumaiarra, y estas servirán para ampliar el Banco de ADN de Gogora y para que las muestras de las personas que perdieron algún familiar en la Guerra Civil puedan ser contrastadas con exhumaciones actuales o futuras.

Trabajo de las instituciones

Joseba Esnal está muy contento de que se dé un paso más para descubrir la verdad de esos duros hechos sucedidos hace ya 80 años, pero recuerda que el día en que se recogieron las muestras había sentimientos encontrados entre los familiares: “Es una pena que toda esta labor se esté llevando a cabo tan tarde, debería de haber llegado mucho antes, pero lo cierto es que todos ellos se han mostrado muy agradecidos tanto al Ayuntamiento de Zumaia, como a Aranzadi, Gogora y al Gobierno Vasco, porque para ellos es como una especie de reconocimiento o una manera de esclarecer lo sucedido hace tantas décadas, porque hay que tener en cuenta que no saben si los cuerpos de sus familiares están en una cuneta o en un cementerio. Eso es muy duro”. En este sentido, subraya que las instituciones están haciendo en los últimos años un gran trabajo en el área de la memoria histórica. “Hace 20 o 30 años no había tanta sensibilidad hacia este tema, pero ahora se está trabajando mucho”, indica.

A pesar de que la segunda ronda de pruebas ya se ha realizado, los zumaiarras que perdieron a algún familiar en la Guerra Civil y que quieran contribuir en el banco de ADN aún tienen oportunidades para ello. Tal y como especifican desde el Consistorio, la muestra se tomará a los familiares directos de las personas desaparecidas, es decir, a hijos/as, hermanos/as, sobrinos varones por vía paterna o a nietos varones también por vía paterna. Y es que para que la comparación y prueba de ADN sea lo más certera posible, es recomendable que el parentesco familiar sea directo y cercano. Para ello, es imprescindible presentar algún documento que acredite el parentesco familiar, como por ejemplo, el libro de familia o la partida de nacimiento.

Con esa documentación la persona interesada podrá dirigirse a la oficina de la memoria histórica del Ayuntamiento o deberá ponerse en contacto con el Instituto Gogora, bien a través del teléfono 944 032 826 o por medio del correo electrónico gogora.idazkaritza2@euskadi.eus. Una vez recogida la documentación, el Instituto pondrá en contacto a la persona solicitante con el equipo de Biomics de la UPV/EHU, que se encargará de extraer la muestra de ADN en el propio domicilio del solicitante o en los laboratorios de la universidad. Dicha muestra se recogerá en los laboratorios de Biomics y la información extraída la gestionará el Instituto Gogora.

Así, en el caso de haber una coincidencia entre la muestra realizada a un familiar con la obtenida de los restos exhumados, el Instituto se lo hará saber inmediatamente a la persona interesada.