tras la filtración de exámenes

Estudiantes extremeños repiten la selectividad con "resignación y enfado"

Estudiantes alaveses durante la prueba de selectividad.

Las aulas de varias sedes universitarias extremeñas han reabierto hoy sus puertas para que alrededor de 4.500 estudiantes repitan, muchos "enfadados" y "resignados", distintas pruebas de acceso a la Universidad (EBAU), tras la filtración de los exámenes de la pasada semana.

EFE - Martes, 12 de Junio de 2018 - Actualizado a las 11:11h.

MÉRIDA. El perjuicio generado, la dimisión de dos responsables académicos por lo ocurrido y el "miedo" o "la oportunidad", según lo vea cada uno, de afrontar de nuevo las pruebas, ha sido lo más comentado esta mañana por los estudiantes, tal y como han afirmado a EFE. 

Centros de Badajoz, Cáceres, Plasencia, Navalmoral de la Mata, Mérida, Don Benito, Villanueva de la Serena y Zafra son testigos de la repetición de los exámenes de Matemáticas, Latín, Fundamentos del Arte, Matemáticas Aplicadas a las Ciencias Sociales, Geología, Griego y Diseño.

Minutos antes de entrar a las salas de exámenes, la mayoría de los estudiantes han mostrado a EFE su "resignación". "No tenemos más alternativa que repetir las pruebas por mucho que nos duela", ha dicho un estudiante en la sede universitaria de Mérida.

En Plasencia, un joven de Baños de Montemayor, Pablo de la Mata, ha calificado de "injusto" repetir las pruebas, pues "la culpa no es nuestra". "Las dimisiones ni nos van ni nos vienen, pues quienes estamos hoy aquí somos los estudiantes", ha añadido.

El vicerrector de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Extremadura (UEx), Ciro Pérez, y el presidente del Tribunal de Selectividad, Javier Benítez, presentaron este lunes su dimisión "al asumir sus responsabilidades" por la filtración de los exámenes. Otros, por contra, han alabado el "gesto" de estas dos dimisiones, si bien han añadido que "era lo mínimo" que se esperaba de la UEx.

Manuel Vázquez, un estudiante de Santa Marta de los Barros (Badajoz) y que hoy se examina de Latín, ha dicho que "la solución podría haber sido otra", pues "la Universidad sabe quién y quiénes lograron acceder a los exámenes".

"A ver si se acaba la EBAU de una vez de una puñetera vez, que ya está bien", ha dicho otro estudiante en Mérida, donde algunos alumnos afrontaban la repetición de la prueba con "miedo" a que les saliera peor que en la anterior, y otros como "una nueva oportunidad que el destino informático nos ha deparado".

"No me salió bien el examen del pasado día 6 y esto es una segunda oportunidad", ha manifestado José Francisco Grajero, quien, no obstante, reconoce que "repetir un examen" puede afectar a la media académica y, por ende, "al futuro laboral".

En general, los estudiantes han aplaudido que la Universidad de Extremadura haya establecido un mecanismo para sufragar los nuevos desplazamientos, pero "hay gente que tenía previsto salir de viaje", como ha comentado Arantxa Pardo, de Talavera la Real.

En la sede placentina, una joven ha acudido disfrazada del personaje de Mario Bross. "Más cachondeo que hay que en la Universidad de Extremadura no hay en ninguna otra", ha apuntado.

Secciones