Bizkaia, “solidaria” pero “no hermanita de la caridad” con los residuos de Gipuzkoa

Gipuzkoa abonará este año 135,5 euros por tonelada de residuos tratados en Zabalgarbi, frente los 86,48 euros que pagan en Bizkaia
El tratamiento de la basura será idéntico

Arantxa Lopetegi Pablo Viñas - Martes, 12 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El Consejo de Gobierno de la Diputación Foral de Bizkaia dará hoy luz verde al convenio que regulará el tratamiento de los residuos de fracción resto que llegarán, temporalmente, desde Gipuzkoa.

La diputada foral de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta, compareció ayer ante las Juntas Generales de Bizkaia, foro en el que dejó claro que este convenio cierra las puertas a cualquier posibilidad de verter residuos de Gipuzkoa en el vertedero de iniciativa privada de Mallabia.

El convenio, en palabras de Unzueta, se ha planteado “en clave de solidaridad” con Gipuzkoa, aunque haciendo prevalecer el reto de evitar que lleguen residuos sin tratar a los vertederos vizcainos. “Gipuzkoa no depositará vertido crudo en Bizkaia”, apuntó Unzueta.

De ahí que, como la pasada semana explicó el diputado foral de medio Ambiente de Gipuzkoa, José Ignacio Asensio, a lo largo de 2018 los residuos que se transporten a Bizkaia tendrán como destino final la incineradora de Zabalgarbi y solo una vez se ponga en marcha la planta de Tratamiento Mecánico Biológico de Zubieta en marzo de 2019 se llevarán los deshechos, pretratados, al vertedero de Artigas.

Unzueta, respondiendo a preguntas de la oposición, reconoció que los cuatro vertederos del territorio se hallan casi al límite de su capacidad (en torno al 96%), por lo que será necesario realizar “un sobreesfuerzo” para responder a las necesidades de Gipuzkoa.

Pero en Bizkaia tienen claro que la selección y el transporte de residuos la deberán de abonar los ciudadanos de Gipuzkoa. “No somos hermanitas de la caridad”, señaló Unzueta, que explicó que Gipuzkoa deberá de pagar el coste de la gestión de la basura además de “una compensación” para la gestión de flujos entre las plantas de Bizkaia.

En concreto, este año Gipuzkoa pagará 135,5 euros por tonelada (de los que 15,54 euros responden a su tratamiento) para las cerca de 20.000 toneladas que se tratarán en Zabalgarbi, siendo el coste global para este año cercano a los 2,7 millones de euros. Esta opción supone un sobrecoste del 15,6% respecto a lo calculado para verter en la ya totalmente descartada opción de Mallabia.

A partir de marzo o abril de 2019, el precio por llevar los residuos pretratados a Artigas será de 119,7 euros. Calculando que se depositen cerca de 25.000 toneladas, aunque podría llegarse hasta las 60.000, el coste para el año próximo será de 2,9 millones de euros.

Entre enero y marzo los residuos procedentes de Gipuzkoa se depositarán en el último vertedero disponible en el mismo territorio, el de Lurpe, en Mutiloa. Llevar la basura a esta instalación tiene un coste de 60 euros por tonelada.

Según explicó la diputada foral de Sostenibilidad de Bizkaia, este territorio no puede cobrar a Gipuzkoa por la gestión de residuos el mismo importe que a los municipios vizcainos, que cuentan con subvenciones.

Los ayuntamientos de Bizkaia pagan 86,48 por tonelada que trata Garbiker, entidad que gestiona los residuos en el territorio. La diferencia con el precio real lo asume la Diputación, que no hará lo mismo con los residuos guipuzcoanos.

El precio no, pero el tratamiento que recibirán los residuos sí será idéntico, enviándolos a Zabalgarbi y a la planta de Tratamiento Mecánico Biológico de Arraiz.

Según Unzueta, Gipuzkoa “ha aceptado en la negociación las principales cuestiones planteadas” en aspectos como el número de toneladas o el precio del tratamiento.

El convenio, que se corroborará hoy en la asamblea del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) y en el Consejo de Gobierno de la Diputación Foral de Bizkaia, tiene, en consecuencia, dos periodos diferenciados.

El primero, entre septiembre y diciembre de este año, cuando se prevé tratar en torno 1.300 toneladas de basura a la semana en la incineradora de Zabalgarbi, y un segundo periodo que comenzará en marzo, con los residuos pretratados en la planta de Tratamiento Mecánico Biológico (TMB) de Zubieta.

Bizkaia, en la negociación del convenio, ha tenido muy presente la importancia de seguir dando pasos en firme hacia el objetivo de residuo crudo cero, que “tiene muy cerca”, por lo que planteó a Gipuzkoa tratar sus residuos en Zabalgarbi hasta que este territorio tenga en funcionamiento su incineradora, previsiblemente en otoño de 2019.

Por su parte, la plataforma de padres y madres contrarios a la incineradora de Zubieta, GuraSOS, volvió a insistir ayer en la idea de que esta instalación “no es una realidad consolidada” y que quedan flecos por resolver, sobre todo en instancias europeas.

denuncias El presidente de este colectivo, Joxe Mari Izeta, recordó que GuraSOS ha presentado tres iniciativas. La primera, ante el órgano contable Eurostat, al que reclama que supervise el informe de la Comisión Técnica de Cuentas Nacionales que, a su entender, se fundamenta en premisas que no son ciertas.

Además, ha presentado diversas quejas y denuncias ante la Comisión Europea por entender que el proyecto y el proceso de su materialización incumplen distintas normativas comunitarias en materia medioambiental y de participación ciudadana. Estas denuncias se presentarán también al Parlamento Europeo, pero además GuraSOS va a llevar ante el Tribunal Constitucional un recurso de amparo contra el acuerdo del Consejo de Gobierno de la Diputación de Gipuzkoa que rechazó su propuesta de proceso de deliberación participativa.

Izeta emplazó a la Diputación a reunirse de forma urgente para avanzar conjuntamente en la elaboración del Plan de Residuos “con todas las opciones sobre la mesa”.

Al detalle

Precio. Gipuzkoa abonará por cada tonelada 119,76 euros del coste real del tratamiento y otros 15,54 por compensación por las desviaciones que se deberán hacer con las basuras de Bizkaia.

Ayuntamientos. Los ayuntamientos de Bizkaia pagan 86,48 euros por cada tonelada que trata Garbiker;la diferencia con el coste real lo asume Diputación. “No somos hermanitas de la caridad”, advirtió Elena Unzueta.

Cantidades. Este año se tratarán entre 20.000 y 25.000 toneladas;en 2019, entre 25.000 y 60.000, en parte ya tratadas.