Darpón advierte de que no le “temblará el pulso” si hay irregularidades en la OPE

El consejero de Salud reitera que es el primer interesado en que se esclarezca lo sucedido con las filtraciones

I. Alonso - Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

donostia - El revuelo por las presuntas filtraciones de los exámenes de la Oferta Pública de Empleo (OPE) llegó ayer al Parlamento Vasco. El consejero de Salud, Jon Darpón, reiteró que se han convocado las oposiciones en las que participan 96.000 personas “con todas las garantías”. No obstante, insistió en que actuará con “absoluta rotundidad” en caso de que se demuestren las irregularidades denunciadas por los sindicatos, que han derivado en la paralización de cuatro especialidades -Angiología y Cirugía Vascular, Anestesia, Cardiología y Cirugía Plástica- hasta que se resuelva el expediente informativo abierto.

“No nos temblará el pulso” para tomar las medidas oportunas, dijo, en caso de que la investigación encargada a un experto externo detecte “alguna negligencia o infracción”. Pero al mismo tiempo advirtió de que su departamento no flaqueará ante las “acusaciones infundadas”. Por eso pidió a quien tenga “alguna prueba” sobre posibles irregularidades que la ponga ante la Dirección General de Osakidetza para que la puedan investigar.

Darpón dirigió su mirada a la bancada morada para criticar al secretario general de Podemos Euskadi, Lander Martinez, porque en vez denunciar la posible comisión de un delito hizo “una quiniela” rellenando antes de los exámenes un acta notarial con los nombres de las personas que aprobaron los exámenes con el objetivo de “intentar sacar rédito político” y “desprestigiar” a Osakidetza. Un acta notarial que el parlamentario de Podemos entregó durante el debate en la Cámara. “En política no todo vale. Si sabían que se iba a producir alguna irregularidad, ustedes por lo menos tendrían que haberlo intentado evitar”, defendió el consejero.

Darpón aseguró que su departamento es el primer interesado en que se analice y se esclarezca cuanto antes lo sucedido y si hay responsabilidades “que se depuren”, y afirmó que la forma de actuar de Osakidetza “no deja lugar a dudas” al respecto. “No tenemos nada que ocultar”, remarcó Darpón, quien dijo que han actuado con “celeridad y diligencia”.

El jueves el Servicio de Vasco de Salud anunció que revisará los exámenes de las 86 categorías de la OPE, aunque se mantiene el calendario de pruebas previsto, salvo en el caso de las cuatro especialidades suspendidas temporalmente. Darpón también aclaró que no se van a publicar resultados definitivos “hasta que no se aclare” la situación y reiteró su colaboración tanto con el Ararteko como con la Fiscalía.

Por su parte, las parlamentarias Rebeka Ubera (EH Bildu), Cristina Macazaga (Elkarrekin Podemos) y Laura Garrido (PP) censuraron duramente que el Gobierno Vasco haya respondido “tarde y mal”, de forma “irresponsable” y “superado por los acontecimientos”. Ubera denunció que hasta ahora las OPE no han sido “suficientemente limpias” y pidió no solo que se paralicen todas pruebas sino cambiar el propio sistema ya que, a su juicio, “lo que está en cuestión es el modelo de Osakidetza”. Macazaga se alineó con la idea de la paralización de los exámenes de las especialidades médicas ante la sospecha de que hay candidatos que se han presentado “dopados” porque “se les había pasado el sobre” con el examen.

Oposición

Investigación. El Servicio Vasco de Salud revisará todos los exámenes de las 86 categorías de su Oferta Pública de Empleo (OPE) pero mantiene el calendario de pruebas previsto, salvo en el caso de las cuatro especialidades suspendidas temporalmente por supuestas irregularidades: Angiología y Cirugía Vascular, Anestesia, Cardiología y Cirugía Plástica, a las que se postulaban 300 aspirantes.

86 Tribunales con

1.300 funcionarios

La OPE está compuesta por 86 tribunales en los que participan 1.300 profesionales de Osakide-tza. No son cargos públicos sino funcionarios de la misma categoría que los opositores, con excepción de los presidentes que, sin embargo, ni ponen, ni corrigen los exámenes.