El acceso a segunda actividad de los ertzainas se fija en los 54 años

El pacto entre Seguridad y los sindicatos convoca 80 plazas para la brigada móvil y termina con la movilidad geográfica

Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

Donostia - El departamento de Seguridad y los sindicatos mayoritarios Erne y Esan firmaron ayer el acuerdo que termina con la movilidad geográfica en el Cuerpo, establece en el año en el que se cumplen los 55 años -por tanto, cuando todavía se tienen 54- el acceso a la segunda actividad de los ertzainas y convoca ochenta plazas para la brigada móvil.

Según un comunicado de Seguridad, para toda la plantilla se adelanta el acceso a la segunda actividad -que supone dejar la calle y pasar a tareas de oficina-;oficialmente se llama servicio activo modulado por la edad (SAM), y el acuerdo permite acogerse a esta modalidad desde el inicio del año en que cumplan los 55 años de edad hasta el momento en que se produzca la jubilación anticipada. Se actualizan los complementos a percibir por la realización de jornadas en horario nocturno tanto en el caso del personal acogido al SAM que realice trabajo nocturno como para quienes les sustituyan cuando hayan optado por no hacerlo. Las novedades respecto al servicio modulado por la edad serán efectivas a partir de enero de 2019.

Por otra parte se acordó que, en lo que atañe a la prestación de servicios en otras comisarías, cada una cubrirá sus necesidades con el personal adscrito a la misma, es decir, se elimina la movilidad geográfica en el cuerpo. Solo cuando excepcionalmente no los pudiera cubrir la propia Unidad por sí misma se acudiría en último término y de forma extraordinaria a desplazar a personal de otras unidades.

En lo que respecta a la brigada móvil y su unidad de apoyo, que suman unos 450 agentes, el principal cambio es la reorganización de sus turnos de trabajo: en vez de trabajar de retén durante 24 horas seguidas y luego librar, tendrán una jornada laboral de nueve horas y media en semanas alternas de trabajo y descanso, que comenzaría a aplicarse a partir de enero de 2019. - Efe