Bruselas enfría las propuestas de Londres sobre la frontera irlandesa

El negociador de la UE para el ‘brexit’, Michel Barnier, rechaza el plan de contingencia británico La UE insiste en la unidad aduanera irlandesa y en llevar los controles al mar

Nacho Alarcón/Aquí Europa - Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

Bruselas - Barnier salió a la rueda de prensa solo un día después de que el Reino Unido hiciera llegar al equipo negociador europeo un documento referido a los futuros acuerdos aduaneros entre el país y el bloque comunitario. Londres pretendía que ese plan sirviera también como sustituto al plan de emergencia acordado con Bruselas el 8 de diciembre de 2017, en el que se especificaba que en caso de que el Gobierno británico fracasara en diseñar un plan que evitara una frontera en Irlanda del Norte quedaría en el mismo espacio regulatorio que la República de Irlanda, con una alineación con la Unión Aduanera y partes del Mercado Único. El Reino Unido considera que eso es una ruptura de su orden constitucional al establecerse una frontera en el mar de Irlanda que separe a Irlanda del Norte del resto del país. Por eso proponían que todo el Estado quedara alineado con la Unión Aduanera durante un tiempo limitado que esperaban que se extendiera hasta el 31 de diciembre de 2021, cuando Londres espera que haya ya un acuerdo comercial que haga innecesaria una frontera en Irlanda.

La respuesta de Barnier fue que el documento “plantea más dudas que respuestas” y rechazó que la opción de emergencia pueda tener límite de tiempo y aplicarse a todo el Reino Unido. Sin embargo Bruselas insiste en que no “rechaza” el plan británico: un documento en el que en verdad se plantea un acuerdo aduanero para todo el Reino Unido que sirva a su vez para evitar una frontera en Irlanda del Norte. El papel en ningún momento es un documento completamente centrado en el tema de la opción de emergencia, sino que trata de atajar el problema con una solución más amplia.

Bruselas no rechaza un acuerdo aduanero con el Reino Unido en el futuro, pero rechaza que ese pueda servir de sustituto a una propuesta, como la reflejada en el párrafo 49 del informe del 8 de diciembre. ¿Qué le falta? Primero que no puede ser limitado en el tiempo, esta es una condición en la que Bruselas insiste una y otra vez. No puede haber ninguna fecha porque la idea es que es un plan de contingencia que debe mantenerse incluso si no se encuentran otras soluciones. Lo segundo que ocurre con el documento es que se limite a un acuerdo aduanero, y para evitar una frontera es necesario que haya una alineación regulatoria con el Mercado Único en bienes. Fuentes comunitarias explicaron que los negociadores británicos saben que deben continuar avanzando en esa dirección y que presentarán propuestas sobre una mayor alineación con la regulación del Mercado Único en las próximas rondas.

No a un “Acceso a la carta” Queda el punto que parece más insalvable a día de hoy: Bruselas rechaza que la solución pueda aplicarse al total del Reino Unido y explica que lo “pragmático” es limitarlo a la isla de Irlanda: fue una oferta “excepcional” para el Norte y no se puede extender a todo el país porque la UE rechaza “un acceso al Mercado Único a la carta”. “Parece que el Reino Unido quiere mantener todos los beneficios de la relación actual pero saliendo de nuestro marco reglamentario, de nuestro marco de supervisión común y de su puesta en marcha”, criticó ayer Barnier, que se refirió a todas las propuestas británicas como “una forma de continuidad” respecto a su situación actual como Estado miembro.

Barnier insistió también en que la solución pragmática sería limitarlo a Irlanda. “Es más fácil controlar las aduanas en los barcos que cruzan el mar de Irlanda que los 500 kilómetros por los que se extiende la frontera entre las dos Irlandas”.

El negociador europeo se reunirá el lunes con David Davis, ministro británico del brexit, con el que repasará la situación de las conversaciones. Es probable también que haya otra ronda de negociaciones antes del próximo Consejo Europeo que se celebrará los días 28 y 29 de junio.