Desde la Avenida de Tolosa

Estar muy necesitado

Por Adolfo Roldán - Viernes, 8 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia y candidato a suceder a Rajoy, metió la pata hasta el zancarrón en el debate parlamentario del miércoles. La portavoz del BNG, Ana Pontón, había conseguido soliviantar al presidente de la Xunta cantándole las verdades del barquero. Luego le tocó el turno a Luis Villares, líder de En Marea, que siguió en el mismo tono, dándole todavía una o dos vueltas de tuerca más. Feijóo que trataba de defenderse como gato panza arriba, soltó el siguiente bufido: “Me parecía que la señora Pontón estaba muy necesitada, pero usted aún está más”. Feijóo no amplió su expresión machista, pero tampoco era necesario. Él mismo pidió que se retirara del diario de sesiones semejante frase, al tiempo que la señora Pontón exigía al presidente de la Cámara, Miguel Santalices (PP) que le llamara al orden, sin conseguirlo. Ayer jueves, las 18 diputadas de la oposición (BNG, En Marea, y PSde G-PSOE) mostraron su apoyo a Ana Pontón, expresando “su indignación, como mujeres por una frase inaceptable”. En un comunicado conjunto aseguraron que “nos humilla a todas y nos ofende”, máxime cuando la pronuncia un presidente en una sesión institucional del Pleno de un Parlamento que representa a todos los gallegos. “Ante el machismo, dijeron, no podemos callar, ni pasar página como si no hubiese ocurrido nada. “Lo mínimo, añaden, habría sido una disculpa pública y sincera. Dado que no ha llegado, teniendo en cuenta su responsabilidad política e institucional. Señor Feijóo, nos debe una disculpa a todas las mujeres. las que somos diputadas y las que no”. Finalmente le exhortan a que “enmiende su error”. Curiosa anécdota que ocurre, cuando el nuevo Gobierno de Sánchez, “de ministras y ministros”, tomaba posesión, anunciando un nuevo tiempo de igualdad de género. Los medios internacionales aplaudieron ayer la iniciativa, “que refleja los cambios recientes de la sociedad española”. Aunque desgraciadamente hay todavía mucho recalcitrante necesitado de renovación.