Victoria sin sentencia

segunda un gol en el minuto 70 da vida al sporting para el duelo de vuelta

Viernes, 8 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Valladolid - El Real Valladolid venció, en un partido que dominó, llevado en volandas por un estadio con la mejor entrada de la temporada, casi lleno, pero dio vida a un Sporting de Gijón que aprovechó un fallo de la defensa local para llevarse un gol de cara al choque de vuelta de semifinales de la promoción de ascenso a Primera.

El cuadro asturiano comenzó bien cerrado en defensa, ante un Valladolid que controlaba el balón, pero no conseguía hilar bien las jugadas, y en los primeros minutos apenas hubo opciones de creación ni llegadas con peligro al área visitante.

Pero entonces Hervías empezó a engrasar la maquinaria, y sirvió un magnífico pase que Calero cruzó perfectamente para subir el primer gol al marcador en el minuto 29. El equipo recibió un chute de energía y, sin dejar al Sporting asimilar ese primer tanto, Hervías volvía a erigirse en protagonista con un golazo de falta directa, solo cinco minutos después.

La afición estaba entregada y esa emoción se transmitió al terreno de juego para aportar aun más motivación al Valladolid, que anuló por completo al cuadro gijonés, sobre todo, con el tercer gol que, a priori, se adjudicó a Mata, pero que golpeó en Calavera, para establecer el 3-0 con el que se llegó al descanso.

El Sporting salió a por todo tras la reanudación, e inició un asedio al área local que desembocó en una gran ocasión de Santos, cuyo disparo a bocajarro, tras el pase milimetrado de Jony, despejó Masip en una buena intervención.

Los vallisoletanos reaccionaron ante el envite visitante y disfrutaron de varias ocasiones para abrir aun más la brecha, con Mata como actor principal, pero no culminaron esas opciones. Y en esa vorágine de acciones locales, llegó un fallo garrafal de Moyano en defensa, que aprovechó Rubén García para pasar a Jony, quien superó a Masip.

Un gol de oro, que daba vida al Sporting y convertía al Valladolid en un manojo de nervios, lo que se tradujo en fallos defensivos que, sin embargo, no llegaron a transformarse en oportunidades para los asturianos, por lo que el encuentro terminó con el 3-1 que da ventaja al Valladolid pero también cierta esperanza de remontada al Sporting. - Efe