Rajoy y el PP vapulean a Aznar y rechazan su ofrecimiento

Mientras Mariano Rajoy anunciaba que se va del PP, apenas a 200 metros José María Aznar y Esperanza Aguirre compartían confidencias en la presentación del libro de Javier Zarzalejos ‘No hay ala oeste en la Moncloa’. Curiosamente, la trama Gürtel se inició bajo los paraguas de los gobiernos de Aznar y Aguirre. (Foto: Efe)

Aseguran que no hay que reconstruir ni refundar el centroderecha porque ya hay un partido que tiene 137 escaños Dirigentes nacionales y autonómicos cierran filas con el expresidente Rajoy

Jueves, 7 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - Mariano Rajoy abrió el camino a primera hora de la mañana y buena parte de la plana mayor del partido lo siguió durante todo el día: el centroderecha no necesita reconstruirse ni refundarse, como había pedido el día anterior el expresidente español José María Aznar, porque ya está en el actual PP. Las críticas al ofrecimiento del expresidente a colaborar en esa reconstrucción fueron unánimes desde responsables del partido nacionales y autonómicos.

El primero en responder públicamente fue el propio Rajoy que, en una entrevista en la Cadena Cope, subrayó que “el partido de centroderecha en España es el PP, que tiene 137 escaños, es decir 50 escaños más que el segundo, el PSOE, y ha ganado todas las últimas elecciones generales”. Para Rajoy, lo que ahora toca al PP es seguir trabajando con intensidad, resolver bien los problemas y elegir un nuevo líder. Rajoy destacó, en una velada referencia a Aznar, que su papel ahora no es dar lecciones ni instrucciones porque podría ocurrir que no le hagan caso. “Yo dije que estaré a la orden del presidente de mi partido y seré un simple militante de base”, explicó.

hernando, cospedal, maillo... En la misma línea se manifestaron otros dirigentes del partido. El portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, insistió en que el PP ha ganado las elecciones aunque tiene que “competir con un populista que se disfraza de centroderecha”. Hernando se mostró “respetuoso” con las declaraciones de Aznar pero le dijo que si quiere colaborar para mejorar el PP “siempre ha tenido las puertas abiertas”.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, rechazó “dar transcendencia” a las palabras de Aznar, una persona que “no se siente comprometida con el que fue su partido” aunque sigue siendo afiliado. Sobre “las personas que no están comprometidas con su partido dejo de opinar”, añadió Cospedal, quien consideró que el centroderecha español “no está roto de ninguna manera ni hay que reconstruirlo”.

Para el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, lo importante en estos momentos es “fortalecer el proyecto de centroderecha en torno al PP”. “Hace mucho tiempo que no le entendemos cuando habla”, ha dicho Maillo en referencia a Aznar, a quien reprochó que incluya en el centroderecha a Ciudadanos, un partido que es de un signo o de otro en función “del titular de la prensa del día”.

desde catalunya y euskadi Dirigentes del partido a nivel autonómico también dieron su opinión y desde Catalunya, el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, emplazó a Aznar a participar en esa reconstrucción “de forma normal” desde el partido. Albiol recordó que el expresidente Aznar podría haber estado en el comité ejecutivo y expresado desde este órgano su punto de vista sobre el centroderecha.

Para el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, Aznar “se ha alejado mucho de la realidad” del partido y “no está actualizado” mientras que el presidente del PP de Gipuzkoa, Borja Semper, consideró que las palabras del expresidente no son “nada nuevo” ya que desde que dejó la política hace quince años se ha dedicado a “atizar al PP y a Rajoy”.

También muy crítica con las palabras del expresidente fue la dirigente del PP en la Comunidad Valenciana Isabel Bonig, quien replicó a Aznar que “cuando uno se va, debe saber que su tiempo ha pasado”.

Más contundente fue la diputada del PP y exalcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, quien subrayó que los militantes del partido no se merecen “el desprecio de Aznar”. Mientras, el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, no quiso valorar las palabras de Aznar y se limitó a decir que se quedaba con las declaraciones de Rajoy cuando habló de “reforzar y acomodar” el papel del PP a los nuevos tiempos.

Desde Madrid, el vicepresidente y portavoz del Gobierno autonómico, Pedro Rollán, incidió en la línea de que el PP “no necesita ni refundarse, ni reconstruirse” ni reunificarse” y el portavoz popular en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, sostuvo que las palabras de Aznar “no fueron adecuadas”. - N.G.

Secciones