Los ‘populares’ no tumbarán las inversiones para Euskadi

Alonso se pregunta si “el Gobierno más débil que nunca ha habido en España” será capaz de ejecutarlas

Jueves, 7 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

DONOSTIA - El PP, dijo ayer su presidente en Euskadi, Alfonso Alonso, no va a actuar “en caliente” tras el apoyo del PNV a la moción de censura contra Rajoy y no tumbará en el Senado las inversiones pactadas con los jeltzales para el País Vasco en los Presupuestos Generales del Estado. El PP tiene mayoría absoluta en la Cámara alta y podría dar al traste, o al menos entorpecer, la llegada a la CAV de los 540 millones de euros que ha introducido el PNV en los presupuestos para financiar mejoras en el aeropuerto de Foronda, dar un impulso al TAV o modernizar la bahía de Pasaia.

“Creemos en esas inversiones, hasta para arreglar la barandilla de La Concha”, enfatizó Alonso que, eso sí, lanzó una advertencia a los jeltzales. Aunque esas partidas no se modificarán, habrá cambios en los Presupuestos Generales del Estado que “no gustarán al PNV”, advirtió sin querer ir más allá. Además, dijo, el problema de estas cuentas es que las va a administrar un Gobierno que votó contra las mismas, igual que el resto de fuerzas que respaldaron la moción de censura. “El PNV deja en sus manos su ejecución;muchas cosas se pueden retrasar y otras no se harán porque este es el Gobierno más débil que nunca ha habido en España. Es Bildu quien se opone al TAV, no nosotros”, señaló.

En todo caso, Alonso quiso ser claro. “Ustedes apunten, lo que está en riesgo es la ejecución, estamos en condiciones de garantizar que no se tocarán las inversiones”, afirmó el líder del PP vasco para acallar las opiniones y filtraciones en torno a una venganza que poco iba a rentarle al PP porque el Congreso tiene siempre la última palabra. “Esas inversiones son las inversiones del PP, o no del PP, de España en el País Vasco, y somos un partido serio, no somos gente tan simple”, manifestó Alonso, que ante lo escuchado desde otras voces del PP alejadas de Euskadi, y también vascas, como la del senador alavés Iñaki Oyarzábal, afirmó que él “nunca” ha cambiado de posición a este respecto. Oyarzábal había apuntado a un posible castigo en Gipuzkoa, territorio donde menor implantación tiene el PP, pero Alonso afirmó que eso no ocurrirá y de ahí su alusión a “la barandilla de La Concha”. Sí justificó que en el partido se haya contemplado la posibilidad de tomarse la revancha por lo sucedido la semana pasada. “La gente está dolida, se ha faltado a la palabra”, afirmó el presidente del PP vasco, quien añadió que “se ha hecho un esfuerzo en el resto de España” para traer inversiones a Euskadi.

Ahora los populares tienen “las manos libres en el Senado para hacer aquello en lo que creemos, yo creo en el AVE, en Foronda”, pero volvió a advertir, “mi grupo sabe qué cosas se pueden mejorar” y “puede que al PNV no le gusten los cambios”. Además de las inversiones mencionadas, los presupuestos para 2018 contemplan, vía enmiendas jeltzales, inversiones por valor de 10 millones de euros en I+D+i, de 36 millones en infraestructuras, y de otros 21 millones en materia de Medio Ambiente y Costas. El resto del dinero hasta llegar a los 540 millones de euros que se invertirán en Euskadi proviene del proyecto original del PP, que contemplaba las partidas plurianuales pactadas el año pasado con los nacionalistas. - T. Díez