"Yo debería ser el rostro masculino de #MeToo"

Woody Allen recuerda que nunca ha sido condenado por acoso sexual

Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 09:13h.

Madrid. A pesar de haber sido denunciado por su propia hija, Dylan Farrow, quien lo acusó de abusar de ella sexualmente cuando era niña, Woody Allen sigue exonerándose de toda culpa. Es más, el famoso director neoyorquino cree que debería ser el rostro masculino (cartel boy) del movimiento #MeToo, que desde hace más de un año llama a la sororidad contra los casos de acoso y abuso sexual.

Allen entiende que él nunca ha sido condenado en ningún caso de acoso o abuso sexual, mientras que su única acusación fue la de "una mujer en un caso de custodia infantil que fue verificada y probada como falsa", aseguró en relación a su matrimonio con la también actriz Mia Farrow durante una entrevista concedida a El Trece TV.

"Esto es algo que las autoridades analizaron a fondo hace 25 años y todos llegaron a la conclusión de que no era cierto. Y ese fue el final y he seguido con mi vida. Que vuelva ahora... es algo terrible acusar a una persona. Soy un hombre con una familia y mis propios hijos. Así que, por supuesto, es molesto", explicó Allen acerca de las acusaciones de la madre de sus hijos.

Por otro lado, el cineasta aseguró que es un "gran defensor del movimiento #MeToo" y continúa argumentando su postura: "Debería ser la imagen del movimiento #MeToo. Porque he trabajado en películas durante 50 años. He trabajado con cientos de actrices y ni una sola, ni las grandes, ni las famosas, ni las que alguna vez han comenzado, han sugerido ningún tipo de incorrección. Siempre he tenido una relación maravillosa con ellas", destacó Allen.

Las acusaciones de su hija Dylan Farrow son algo que Allen ha negado reiteradamente en los últimos años. A ellas se refirió en la misma entrevista, asegurando que "cualquier situación en la que se acuse a alguien de algo injustamente, es lamentable".

También quiso hacer hincapié en lo injusto que le parece ser comparado con abusadores como Harvey Weinstein. "Personas que han sido acusadas por 20, 50, 100 mujeres de abusos, abusos y abusos, y yo, que solo fui acusado por una mujer en un caso de custodia infantil que fue verificada y probada como falsa, me clasifican con estas personas", recordó.

Aunque no quiera estar en el foco de atención, el cineasta es el último protagonista de este gran cambio en el mundo del entretenimiento provocado por la oleada de denuncias de acoso sexual. Dylan Farrow, hija adoptiva de Allen y la actriz Mia Farrow, contó por primera vez televisión cómo su padrastro abusó de ella: "Quiero mostrar mi rostro y contar mi historia", afirmó Dylan a CBS el 4 de agosto de 1992.

En 2014, Dylan Farrow repitió su denuncia en una carta a The New York Times en la que confesó que Allen había abusado de ella en el ático de la casa donde vivían. Y volvió a hacerlo en una columna en el diario Los Angeles Times titulada: ¿Por qué #MeToo perdona a Woody Allen?. Europa Press