Una sucesión sin ‘dedazo’

Alberto Núñez Feijóo. (Foto: Efe)

El ‘melón’ de la sucesión en el PP se ha abierto. Tras el triunfo de la moción de censura que ha llevado a Pedro Sánchez a Moncloa, había voces que hablaban de la necesidad de relevo en la cúpula ‘popular’, pero la situaban a medio plazo

Un reportaje de Javier Núñez - Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Con la voz entrecortada y con la amenaza de que la emoción pudiera con un hombre que si por algo se ha caracterizado, es por su tranquilidad, Mariano Rajoy anunciaba ayer su adiós ante el Comité Nacional Ejecutivo de su partido: “Es lo mejor para el PP y para mí, y creo que también para España y lo demás no importa nada”. A diferencia de lo sucedido con él mismo cuando fue ungido por el todopoderoso José María Aznar como presidente del partido, Rajoy aseguró que dejará la elección de su sucesor en manos de un Congreso Extraordinario -que posiblemente sea el próximo mes de julio-. Además, y también en eso marcó diferencias con Aznar, dejó claro que no interferirá en el futuro del partido: “Estaré a la orden de quien elijáis, y a la orden es a la orden”.

Desde el mismo momento en que se oficializó la renuncia comenzó la carrera sucesoria, aunque veteranos como el exministro José Manuel García-Margallo habían lanzado la víspera una carga de profundidad contra Soraya Sáenz de Santamaría, una de las posibles candidatas.

Y es que en las quinielas para suceder a Rajoy hay un póquer de contendientes que sobresalen del resto: Alberto Núñez Feijóo, Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Ana Pastor.

Al frente del ramillete de candidatos se encuentra el dirigente gallego Núñez Feijóo, cuyo nombre ha salido a relucir mayoritariamente en las preferencias cuando se planteado la sucesión. “Es el candidato del partido”, señalan muchas voces populares, por su solidez política, su discurso moderno pero fiel a los valores del PP y su gestión en Galicia con mayoría absoluta. De hecho, era frecuente escuchar a cargos del PP que la caída frente al auge de Ciudadanos “solo la puede salvar Feijóo”.

El presidente de la Xunta, asediado a su llegada a Génova, lo fue aún más cuando abandonaba la sede del PP. Núñez Feijóo no quiso hacer ningún comentario sobre quién será el sucesor de Rajoy y las quinielas en las que siempre aparece su nombre, y se limitó a expresar su agradecimiento al expresidente del Gobierno por su “grandeza” y su “lealtad”.

Compañeras y rivales Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal han sido compañeras de Gabinete con Rajoy y, ahora, todo hace indicar que serán rivales en la carrera hacia el liderazgo del PP, si bien esa rivalidad, e incluso animadversión entre ambas, ha quedado patente en los últimos años. Sin embargo, ambas han tratado, a base de gestos para la galería, de desmentir ese antagonismo.

Los detractores de Sáenz de Santamaría, entre los que evidentemente se encuentra el exministro Margallo, aseguran que no cuenta con el respaldo de la organización, que carece del perfil político necesario y que ha salido muy quemada de la gestión del conflicto catalán. Hay que recordar que Rajoy delegó en ella todo lo relacionado con las aspiraciones soberanistas. Por contra, sus defensores destacan su experiencia en la Administración y la gran valoración que tiene entre las bases y los simpatizantes del partido. Además, y en esto coincide con Núñez Feijóo, se le considera como una candidata capaz de recabar apoyos tanto de la derecha como del centro ideológico.

Frente a ella, María Dolores de Cospedal, la secretaria general del partido y la que compareció ante la prensa el pasado jueves -primera sesión de la moción de investidura- para rechazar que Rajoy tuviera entonces la intención de dimitir. Además, ahora que el PP ha pasado a la oposición, Cospedal tiene una responsabilidad organizativa de la que carece Sáenz de Santamaría.

En contra de la secretaria general hay que señalar que está muy vinculada al caso Bárcenasy a Gürtel, lo que al final desencadenó el relevo en Moncloa. No ven en ella, y tampoco en Sáenz de Santamaría, una regeneración del partido y sí una continuidad de la era Rajoy.

La tercera mujer que completa el póquer de posibles candidatos a tomar el relevo de Rajoy es Ana Pastor. De la máxima confianza del expresidente del Gobierno español, ha sido una de las pocas personas que estado siempre al tanto de las intenciones de Rajoy, que no ha dudado en consultar con ella las decisiones a tomar.

En su contra, que es la presidenta del Congreso, un puesto que se antoja clave ahora que el PP ha perdido el poder y ha pasado a la oposición. Quien dirige la Cámara Baja no puede ser la que mantenga día a día el cara a cara con Pedro Sánchez.

Menos opciones Si Feijóo, Santamaría, Cospedal y Pastor son los grandes candidatos, hay detrás una serie de outsiders que esperan jugar sus bazas y, ahí sí, la principal es la regeneración del partido.

En este grupo se puede situar al exministro de Fomento y exalcalde de Santander, Íñigo de la Serna;el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo;o los vicesecretarios Javier Maroto y Pablo Casado, aunque este último ha pedido fuelle a raíz de las dudas que ha suscitado su historial académico. Otro nombre que aparecido varias veces es el del actual líder de los populares de la CAV, Alfonso Alonso.

Secciones