Meritxell Batet ministra de administraciones públicas

Una ministra para intentar que fructifique la ‘tercera vía’ en Catalunya

Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - En septiembre de 2016, poco antes de que Pedro Sánchez fuera desalojado de la secretaría general del PSOE por la rebelión de los barones tras su intento de formar un gobierno alternativo a Mariano Rajoy, el PSC mantenía su lealtad al líder. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se subió al estrado en un mitin que se hizo viral y donde suplicó con vehemencia a Sánchez que, “por Dios”, librara a España y a Catalunya de Rajoy. Dentro de ese grupo de defensores de Sánchez se encontraba la también catalana Meritxell Batet (Barcelona, 1973), quien sabía que una investidura de Rajoy sería letal para el diálogo en Catalunya. Cuando llegó la investidura de Rajoy, con Sánchez ya defenestrado y con una gestora al mando del PSOE, rompió la disciplina de partido en el Congreso y votó junto a otros compañeros en contra del popular.

Batet se encargará ahora del Ministerio de Administraciones Públicas en el Gobierno de Sánchez, donde tratará de encauzar el diálogo con el Ejecutivo de Quim Torra y de abordar las negociaciones sobre las transferencias pendientes con el Gobierno Vasco. Es una experta en Derecho Constitucional (es profesora en la Universidad Pompeu Fabra), ha sido parlamentaria en Catalunya y diputada en el Congreso. Durante la legislatura fallida, formó parte del equipo negociador de Pedro Sánchez para la formación de gobierno. El socialista solo pudo pactar con Ciudadanos y su intento de obtener la presidencia española quedó en agua de borrajas. Por su indisciplina en la votación de la investidura de Rajoy, el PSOE abrió a Batet un procedimiento sancionador y perdió su puesto en la dirección del grupo en el Congreso, aunque el regreso de Sánchez ha propiciado que recupere sus cargos y su ascendencia en el partido. Batet tiene encomendado ahora el reto de hacer que fructifique una tercera vía en Catalunya, que para el PSOE se materializa en una reforma constitucional. - M. V.