La ONU critica a EEUU por separar a los niños de sus padres en la frontera

El presidente Donald Trump.
Niños mexicanos en Oaxaca (México). (EFE)

Urge detener la política de “tolerancia cero” sobre los migrantes y denuncia la violación de los derechos de los menores

Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Ginebra - Naciones Unidas ha expresado su preocupación por la separación de niños migrantes, algunos de ellos de corta edad, de sus padres por parte de las autoridades estadounidenses al proceder a detenerles tras cruzar la frontera sur del país y ha conminado a Estados Unidos a suscribir la Convención de la ONU de Derechos del Niño, ya que es el único país del mundo que no lo ha hecho.

“Estamos profundamente preocupados por la política de tolerancia cero impuesta a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos que ha llevado a que personas atrapadas cuando entraban de forma irregular en el país hayan sido sometidas a procesos penales y que les hayan separado de sus hijos, incluidos algunos muy pequeños”, señalaba ayer la portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani.

“La práctica de separar a familias equivale a una interferencia arbitraria e ilegal en la vida familiar y es una grave violación de los derechos del niño”, sostuvo la portavoz del máximo responsable de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Raad al Hussein, recordando que EEUU sigue siendo el único país que aún no ha ratificado la Convención de los Derechos del Niño y animándole a que lo haga y “respete plenamente los derechos de todos los niños”.

“El interés de los niños siempre tiene que ser el primero. La mayoría de estas familias salieron de Guatemala, Honduras y El Salvador huyendo de situaciones de creciente inseguridad y se les debería proteger. Urgimos a EEUU a parar inmediatamente la separación de las familias”, afirmó en rueda de prensa Shamdasani.

Igualmente, la portavoz dejó claro que “el uso de la detención de inmigrantes y la separación de familias como método de disuasión es contrario a los estándares y principios de Derechos Humanos”.

“Los niños nunca deberían ser detenidos por razones relacionadas con el estatus migratorio de sus padres o el suyo”, insistió Shamdasani, advirtiendo de que la detención “siempre constituye una violación de los derechos del niño”.

Según denunció la semana pasada la representación del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) en Estados Unidos, desde el pasado mes de octubre al menos 700 niños, incluidos unos 100 de cuatro o menos años de edad, se han visto separados de sus padres en la frontera suroeste del país, según datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

“Tolerancia cero” A este respecto, el presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró que la separación de familias de inmigrantes detenidas tras cruzar la frontera “es el fallo de la mala legislación aprobada por los demócratas”.

“Separar a familias en la Frontera es el fallo de la mala legislación aprobada por los demócratas. Las leyes de Seguridad Fronteriza deben ser cambiadas pero los demócratas no pueden ponerse de acuerdo! Hemos empezado el Muro”, fue el comentario que dejó escrito ayer Trump en su cuenta de Twitter.

El fin de semana, el presidente ya había calificado como “horrible” esta legislación, pese a que su gobierno ha respaldado esta política. El mandatario comentaba así el creciente número de niños y padres separados en la frontera con México a raíz de la entrada en vigor de la política “tolerancia cero”, impulsada en mayo por el fiscal general, Jeff Sessions, que busca frenar el flujo migratorio.

El Departamento de Justicia anunció el pasado 6 de mayo que presentará cargos penales contra todos los extranjeros que sean sorprendidos cruzando la frontera irregularmente, un esfuerzo que pretende frenar la inmigración clandestina.

Esta medida, conocida como “tolerancia cero”, envía a los padres a custodia penal y a los niños a refugios financiados con fondos federales supervisados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Los únicos datos hechos públicos sobre esta cuestión señalan que, entre el 6 y el 19 de mayo, un total de “658 niños y 638 adultos” han sido separados en la frontera sur del país con México, tal como explicó la semana pasada el subdirector del programa de operaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Richard Hudson.

Trump ha criticado de manera reiterada las leyes migratorias estadounidenses como “las peores del mundo” y ha defendido la necesidad de fortalecer la seguridad fronteriza, con su polémico proyecto de construcción de un muro con México.

ultimátum a los hondureños Por otro lado, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (Uscis) anunció ayer el inicio del último periodo de renovación del Estatus de Protección Temporal (TPS) para los hondureños beneficiarios de ese programa, cancelado en mayo por Trump.

El Uscis señaló en un comunicado que el plazo para la reinscripción a este alivio migratorio para los nacionales de Honduras, que se abrió ayer, terminará el 28 de agosto.

El Gobierno estadounidense puso fin al TPS para Honduras el pasado 4 de mayo y dio un margen de 18 meses a sus 55.000 beneficiarios para que regresen a su país o busquen otra vía para regularizar su situación migratoria. En caso de poder completar el proceso de reinscripción, los hondureños podrán quedarse legalmente en EEUU hasta el 5 de enero de 2020. - Efe

Secciones