Argentina no jugará en Israel

Di María, Messi y Agüero ayer, en las instalaciones del Barça. (Foto: Afp)

Las protestas por el amistoso están detrás de la suspensión del partido

Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

roma/barcelona - Hugo Moyano, vicepresidente segundo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), aseguró ayer que la selección albiceleste ha suspendido el partido amistoso programado para el próximo sábado en Jerusalén a causa de las presiones sociales.

“Me parece bien que se haya suspendido el partido de Argentina con Israel. Se ha hecho lo correcto, no valía la pena. Lo que pasa en esos lugares, donde matan tanta gente, como ser humano no se puede aceptar de ninguna manera. Las familias de los jugadores estaban sufriendo por las amenazas”, dijo Moyano a Radio 10 en medio de los rumores que daban por cancelado el partido. La AFA, sin embargo, todavía no ha anunciado oficialmente la suspensión.

“Venir a Jerusalén en este momento en el que todo el mundo está enfadado con lo que ha hecho (Donald) Trump (trasladar a la ciudad la Embajada de EEUU de Tel Aviv) es muy grave”, dijo ayer la directora del Departamento Internacional de la Federación Palestina de Fútbol, Susan Shalabi.

Distintas organizaciones se manifestaron en contra de este amistoso tanto en Argentina como en España, donde se entrena la albiceleste, en las instalaciones del Barça, a la espera del Mundial de Rusia, que se jugará del 14 de junio al 15 de julio.

Horas antes de conocerse la noticia de la suspensión, la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, indicó en rueda de prensa que “no se puede mezclar” el amistoso con el conflicto que ese país mantiene con Palestina. “La selección argentina puede jugar en cualquier parte del mundo, no se puede impedir un juego deportivo. No tiene nada que ver con nada, no tienen que ofenderse los palestinos. Como Estado reconocemos al Estado palestino, esto no tiene nada que ver con donde juega la selección”, añadió.

Rusia no puede con turquía Por otro lado, Rusia no pudo con Turquía en un amistoso que terminó con empate a un gol y que dejó en evidencia todas las debilidades de la anfitriona del Mundial a ocho días del partido inaugural en el que los rusos se medirán a Arabia Saudí. El partido ante una Turquía, que no jugará el Mundial, deja a los pupilos de Cherchésov con muchas dudas, y a la afición rusa sumida en el pesimismo tras comprobar que los suyos tropiezan una y otra vez en los mismos errores.

Como tantas veces, el conjunto ruso deambuló demasiados minutos perdido en el campo, cometió errores de bulto en defensa y, sobre todo, exhibió su crónico desacierto ante la portería. - Efe/N.G.

Secciones