Lasarte-Oria, contra la contaminación plástica

Desde hoy hasta el viernes repartirá 500 bolsas de tela entre los vecinos

Aitziber Muga Ainara Garcia - Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Lasarte-oria - Con motivo de la celebración de la Semana Verde, el Ayuntamiento de Lasarte-Oria ha centrado este año su labor en lograr un planeta sin contaminación de plásticos, para ello ha organizado una serie de actividades.

De este modo, desde hoy hasta el viernes se instalará en la plaza Okendo un punto informativo para informar a la ciudadanía acerca de la importancia de consumir menos plásticos de un solo uso y la necesidad de reciclar correctamente. Además se repartirán entre los vecinos que se acerquen 500 bolsas reutilizables. La carpa estará abierta hoy y mañana de 10.00 a 13.00 horas, mientras que el jueves y el viernes ofrecerá la información por la tarde, de 16.30 a 19.30 horas.

Por otro lado, se completará un mural de 4x2 metros con el mensaje de la campaña (Por un planeta sin contaminación de plásticos) utilizando tapones de plástico. Se invitará a toda la ciudadanía a participar en la actividad.

Además, se repartirán carteles en los comercios y establecimientos locales. También se celebrará hoy un taller sobre consumo responsable en el centro EPA (Educación Permanente de Adultos).

Asimismo el sábado se llevó a cabo una jornada de limpieza de residuos en el río Oria, a su paso por la localidad, gracias a la cual se extrajeron importantes cantidades de plástico;mientras que ayer se organizó una visita a la planta de reciclaje de plásticos de Urnieta.

Tal y como recordaron los responsables del Ayuntamiento de Lasarte-Oria en la presentación de la Semana Verde, la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 designó el 5 de junio Día Mundial del Medio Ambiente, para sensibilizar a la opinión pública respecto de la necesidad de preservar y mejorar el medio ambiente. Precisamente, ha sido la ONU quien ha propuesto que este año se trabaje en la problemática de los plásticos.

La escala del problema exige una respuesta global. Cada año, alrededor de ocho millones de toneladas de plástico terminan en los océanos, envenenando a los peces.