Árabes y negros sufren el 50% de los delitos de odio cometidos en Euskadi

Las personas de origen árabe y de religión musulmana forman un colectivo muy castigado por los delitos de odio. (Foto: Juan Lazkano)

La alta prevalencia en la CAV de actos violentos por odio o discriminación se debe a “un mejor sistema de detección”

B. Sotillo - Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - La raza y la procedencia de las personas están detrás de la mayoría de los delitos de odio que se registran en Euskadi, donde la peor parte de estos incidentes que tienen su raíz en los prejuicios y la discriminación se la llevan los árabes y los negros. Ambos colectivos han sido las víctimas de más de la mitad de los delitos de racismo y xenofobia que se produjeron en la Comunidad Autónoma Vasca en 2017 y 2016, entre los que destacan las actuaciones islamófobas, mientras que la población de etnia gitana es el tercer colectivo que más sufre estas acciones.

Durante la presentación ayer en la Comisión de Instituciones, Seguridad y Gobernanza Pública del Parlamento Vasco del Informe de Incidentes de Odio de Euskadi 2017, también se puso de manifiesto el elevado número de este tipo de delitos en relación con la población vasca, ya que mientras los habitantes de la CAV suponen el 4,7% del total estatal, la cifra de delitos de odio cometidos son el 11,48% de todo el Estado.

El director de la Cátedra de Derechos Humanos y Poderes Públicos de UPV/EHU, Jon Mirena Landa, justificó esta elevada prevalencia en que contamos con “un mejor sistema de detección de los incidentes” y “no a que haya más incidentes de odio en el País Vasco” “Que haya datos mayores no significa necesariamente que crezca, sino que se está visibilizando”, añadió.

La consejera de Seguridad del Gobierno Vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, destacó que la Ertzain-tza cuenta desde 2013 con un procedimiento de actuación ante los delitos de odio y reconoció que el análisis de este tipo de hechos es complejo, dado que en ocasiones el derecho a la libertad de expresión entra en colisión con un probable incidente de odio.

Jon Mirena Landa indicó que el número total de incidentes registrados en Euskadi durante 2016 ascendió a 146, de los que 124 fueron potencialmente delictivos y 22 infracciones administrativas. Por lo que respecta al año 2017, se produjeron “cifras similares” de tal forma que la Ertzaintza fue conocedora de 143 incidentes de odio de los que 129 fueron delitos y catorce infracciones administrativas, lo que apunta a una “estabilidad en la tendencia”.

Tras incidir en que, muchas veces se interpretan como delitos algunos casos que no lo son, lo que “aumenta la alarma”, Landa detalló que Bizkaia es el territorio con más casos “de forma manifiesta” tanto en términos absolutos como relativos -en proporción a su población-, destacando los municipios de Bilbao y Barakaldo.

Alrededor del 55% de los delitos de odio se centran en los relacionados con el racismo, mientras que el 25% corresponde a los relativos a la orientación sexual, dirigidos básicamente contra hombres homosexuales, mientras un 13% son por orientación política e ideología. Del total de delitos registrados el pasado año, por los que fueron inculpadas 126 personas, 88 se detectaron en Bizkaia, 31 en Gipuzkoa y 10 en Araba. Un total de 71 fueron por racismo;32 por orientación sexual, 16 por orientación política;siete por creencias religiosas, dos por discapacidad y uno por aporofobia.

asumir la realidad Los incidentes delictivos que conllevaron lesiones, daños, o robos con violencia representan en torno al 35% del total y los relativos violencia verbal, alrededor del 60%. Pese a estos datos, Landa consideró que no se deben “encender alarmas”, sino que lo que hay que hacer es asumir esta realidad y conocerla para articular políticas.

Aunque durante los últimos años se ha apreciado un claro incremento de este tipo de delitos, Landa incidió en que el mapa de colectivos y grupos sitúa a Euskadi al “nivel de sociedades de nuestro entorno”.

Secciones