Sánchez mantendrá la intervención de las cuentas de la Generalitat catalana

El president, Quim Torra, sale de la prisión de Estremera tras visitar a los exconsellers encarcelados. (Foto: Efe)

El Gobierno socialista acompasará esta medida a la “normalización” de un Govern que dice recuperar el control financiero

Igor Santamaría - Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - El Ejecutivo de Pedro Sánchez mantendrá la intervención de las cuentas públicas de la Generalitat pese a haber decaído la aplicación del artículo 155 de la Constitución, según declaró ayer el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, quien matizó que esta medida, al igual que otras, “tendrán que ir acompasándose a la normalización” en Catalunya. Sin embargo, para el Govern de Quim Torra, una vez que ha desaparecido el precepto de la Carta Magna, no hay otra interpretación posible que la de que no haya ya ninguna vigilancia sobre los presupuestos catalanes, a juicio del vicepresident y conseller de Economía, Pere Aragonès, que así lo comunicó en su departamento y al resto de consellers.

Sánchez no tiene intención de entrada de modificar la hoja de ruta sobre Catalunya y se encuentra a la expectativa de los primeros pasos que dé el Ejecutivo de Torra, también para dejar claro que no han negociado ni acordado contrapartidas con los partidos independentistas que respaldaron su moción de censura, sino que a estos les unió principalmente el objetivo de desbancar a Mariano Rajoy y al PP. Ábalos certificó que la intervención económica se irá devaluando a medida que se normalice la situación y el Govern se comporte por completo ajustándose a la legalidad. “Es el proceso de normalización que hemos deseado todos y todas, porque todo el mundo ha dicho que quiere normalizar la situación, que volvamos a la legalidad, recuperemos la institucionalidad;si todo eso es así, habrá que ir pensando que determinadas medidas tendrán que ir acompasándose. Si la normalización prospera todo quedará canalizado, y no dejaremos hechos excepcionales”, argumentó el secretario de Organización.

“Digo si avanza la normalización, pero hay que estar pendiente de ello, ni anticipándose ni postergándolo”, apostilló el socialista. El exministro Cristóbal Montoro estableció los primeros controles reforzados de las cuentas catalanas en noviembre de 2015, cuando obligó a certificar mensualmente la legalidad de los pagos que realizaba, amparándose en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. En primavera de 2017, este control pasó a ser semanal. Pero fue el 21 de septiembre de 2017 cuando el Ministerio de Hacienda se hizo cargo de los pagos de las facturas de la Generalitat, no solo de las del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), sino también de las del sistema de financiación autonómica ordinario.

el prisma del govern Desde el Govern, la óptica es diferente. “Volvemos a poner en marcha el Govern de Catalunya y ordenamos el fin de la intervención financiera desde este edificio, donde el 20 de septiembre empezaron tantas cosas y compañeros sufrieron en sus carnes la represión del Estado y de la Guardia Civil”, señaló Aragonès, que citó al exsecretario de Hacienda Lluís Salvadó y al exsecretario general de la Vicepresidència y de Economia y número dos de Oriol Junqueras, Josep Maria Jové. Según el Ejecutivo catalán, el levantamiento de la aplicación del artículo 155 supone a su vez dejar de llevar a cabo un control total de las cuentas catalanas, ya que esta medida, que empezó a aplicarse en septiembre pasado, quedó ligada a la ejecución posterior del artículo de la Constitución en octubre pasado. Como consecuencia de ello, el Gobierno español tendría que volver a ingresar el anticipo mensual a cuenta del sistema de financiación, que en la actualidad se ingresaba en una cuenta en el Banco de España, según fuentes de la Conselleria.

También queda suprimida la obligación de justificar los gastos con un certificado de responsabilidad, tal como estableció el anterior Ejecutivo del PP, ni será necesaria una autorización de Madrid para efectuar pagos. Según la interpretación del Govern, la fiscalización financiera de la Generalitat se limitará ahora al informe mensual sobre gastos que está previsto por las normas que regulan la estabilidad. Aragonès añadió que pedirá al Gobierno de Sánchez que, una vez finalizada la intervención financiera, concluyan igualmente las condiciones específicas “discriminatorias” impuestas a Catalunya en noviembre de 2015 para recibir partidas del Fondo de Liquidez Autonómico.

Las formaciones independentistas reclaman además el acercamiento de los presos catalanes, asunto en el que los socialistas recuerdan que el nuevo Gobierno de Sánchez no tiene capacidad de decisión sobre las cárceles en las que cumplen prisión preventiva los líderes independentistas. “Ahora los presos preventivos responden a una decisión del juez de instrucción, no depende del Gobierno. En el caso de los penados, el Gobierno sí puede actuar a través de Instituciones Penitenciarias”, indicó Ábalos. Una vez haya sentencia, si son condenados, entonces sí dependerá del Ejecutivo en qué prisiones cumplan condena. En ese momento los socialistas decidirían, y podrían atenderse razones de índole humanitaria.

quim torra, en estremera

Secciones