Los ‘populares’ encaran su futuro

Existe consenso para que sea Mariano Rajoy quien tutele el proceso de cambios internos

Lunes, 4 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - Mañana Mariano Rajoy se reunirá con la cúpula del PP en el Comité Ejecutivo Nacional donde se espera que el hasta hace cuatro días presidente del Gobierno español exponga la hoja de ruta que debe seguir el partido para adecuarse a su nuevo rol como oposición y sentar las bases que configurarán su futuro.

Son varias las cuestiones que se encuentran sobre la mesa del PP y que exigen una respuesta rápida ante la cercanía de las elecciones municipales, autonómicas y europeas en mayo de 2019 y la asunción del liderazgo en la oposición frente a un Ciudadanos al que las sucesivas encuestas le otorgan mayor protagonismo.

Una de las más obvias será conocer si Mariano Rajoy decide mantener o por el contrario renuncia a su cargo como presidente del Partido Popular, decisión que previsiblemente anunciará mañana tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional.

Miembros del partido se decantan por la primera opción, esto es, que el expresidente proseguirá a su frente hasta que su proceso de cambio se encuentre encarrilado. De hecho, son muchas las voces internas que apuestan por el tutelaje de Mariano Rajoy en esta nueva fase para realizar una sucesión “ordenada” que evite una “guerra civil” a nivel interno con unas elecciones muy cercanas.

El consenso no es tan marcado con respecto a un congreso extraordinario que miembros del PP consideran “urgente” celebrar mientras que otros defienden esperar para evitar un enfrentamiento entre las diferentes familias del partido. “Hay que impedir a toda costa que el partido se abra en canal”, resume un parlamentario del Grupo Popular.

Algunas fuentes populares mencionan la conveniencia de que antes de final de año se convoque este cónclave en el que se decida quién sucederá a Mariano Rajoy, que tendrá que ser una persona de consenso ya que no puede haber “dedazo” como en otras épocas.

Por este motivo, y si acepta tutelar el proceso, el expresidente también se verá en la necesidad de contactar con los principales dirigentes populares para obtener un nombre que concite la aceptación de la mayor parte de los miembros del partido.

Hace meses, cuando nadie cuestionaba el liderazgo de Rajoy y nadie imaginaba su salida repentina de La Moncloa, en las quinielas de la sucesión aparecían siempre varios nombres, y tres se repetían: Alberto Núñez-Feijóo, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal.

Ahora en el partido apuestan por un relevo tranquilo, sin guerras internas que puedan obstaculizar la ardua labor de oposición que hay por delante y la no menos ingente tarea de recuperar espacio entre el electorado. Por este motivo y por el “veto mutuo”, como apunta un dirigente autonómico, descartan algunos a Sáenz de Santamaría y Cospedal.

relevo El que tiene más posibilidades, en opinión de los consultados, es Alberto Núñez-Feijóo. Según un dirigente regional es “el que más ilusión despierta”, mientras otros destacan las dos mayorías absolutas con las que fue elegido o ponen en valor su gestión en Galicia.

El presidente de la Xunta dijo el pasado viernes que “espera y desea” cumplir su mandato en Galicia, pero en sus palabras no cerró la puerta -como no lo ha hecho nunca- a dar el salto a Madrid, algo que podría precipitarse si el partido aborda su renovación en los próximos meses.

No será el único cambio que se produzca en la hoja de ruta que debe emprender el PP de cara a su posicionamiento futuro, puesto que la moción de censura tiene como efecto directo que muchos ministros se hayan quedado sin cartera y vuelvan a ser diputados. Y eso, en el mejor de los casos porque Íñigo de la Serna (Fomento), Román Escolano (Economía) y Alfonso Dastis (Exteriores) ni siquiera tienen escaño.

Las candidaturas de las elecciones autonómicas y municipales servirán para recolocar a muchos dirigentes del PP desplazados. Una de las plazas clave sigue siendo Madrid, tanto el cabeza de cartel a la Alcaldía de la capital como a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, y la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría suena para alguna de estas plazas, aunque otras voces la sitúan como portavoz en el Congreso. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, por su parte, retornaría a la calle Génova donde hasta ahora el día a día lo dirigía el coordinador general, Fernando Martínez-Maillo.

Si Mariano Rajoy dejará o no su escaño en el Congreso es otro de los asuntos que tendrán que despejarse. Fuentes del PP se muestran partidarias de que el expresidente del Gobierno mantenga el aforamiento ante cualquier circunstancia judicial sobrevenida que pueda producirse en el futuro. El PP se prepara para una “dura” oposición a Pedro Sánchez, que estará como mínimo un año en el Palacio de Moncloa, según aventuran fuentes de la formación. - N.G./Agencias