hasta los 1.057 euros de media

Las inmobiliarias alertan de una “situación delicada” con el alquiler más caro desde 2008

Una mujer observa los anuncios en una inmobiliaria de Donostia.

La renta en Gipuzkoa ha aumentando en 170 euros en tan solo un año, hasta los 1.057 euros de media Y los requisitos para alquilar se endurecen: dos meses de fianza, contrato, aval, seguro de impagos...

Alex Zubiria Ruben Plaza - Domingo, 3 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Dar con una vivienda de alquiler accesible en Gipuzkoa es más complicado que nunca. Mientras la demanda no para de crecer, la oferta es cada vez menor y los alquileres se disparan hasta los 1.057 euros de media, la cifra más alta desde 2008. Con el objetivo de darle la vuelta a la situación, el Gobierno Vasco planteó la pasada semana una serie de medidas, entre ellas una regulación de la renta, que las inmobilarias del territorio ven con buenos ojos aunque advierten: “Hay que acompañarlas de ayudas a los más jóvenes”.

“Estamos en una situación delicada. Los demandantes son cada vez más, no solo de Gipuzkoa, sino también de fuera”, indica Cristina Orduña, de la inmobiliaria donostiarra Areizaga. En la capital guipuzcoana, se ofertan en la actualidad en torno a 400 viviendas en alquiler, más de la mitad de ellas con una renta superior a los 1.000 euros. Una cifra inasequible para los bolsillos de la mayoría de los guipuzcoanos.

Ni siquiera la nueva regulación de los pisos turísticos ha desinflado la burbuja en la capital del territorio. “Pensábamos que en Donostia muchas de esas viviendas se volcarían al alquiler, pero lo cierto es que han sido muy pocas, y las que lo han hecho, ha sido con alquileres carísimos”, relata Julen Hurtado, de la inmobilaria GNS.

El alquiler medio de un piso con dos dormitorios en la capital donostiarra ronda entre los 1.200 y 1.300 euros. Gros, el Centro y el Antiguo son las zonas más caras, con rentas que pueden alcanzar los 900 euros para un solo dormitorio. Por contra, en Amara se puede encontrar una vivienda con tres habitaciones por ese mismo precio.

Aunque Donostia es la localidad más cara y demandada, la situación en el resto de Gipuzkoa no es mucho más favorable. El informe del Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco detectó durante el primer trimestre de este año un aumentó de los precios de los alquileres en todo el territorio de más de 170 euros con respecto a hace un año. En la actualidad, la renta media es de 1.057 euros, la cifra más alta desde 2008, cuando el valor estaba en 1.086 euros.

“Hay muy poco producto y los propietarios de las casas lo saben y lo aprovechan. Ahora mismo, o alquilas en pareja o te es imposible”, explica Ignacio Kampo, de la inmobilaria Kampo de Irun. En la localidad bidasotarra el alquiler medio se sitúa en los 700 euros, pero va al alza. “En Irun se alquilan entre ocho y diez pisos al mes, cuando tenemos unas 800 viviendas en venta”, cuenta.

En Zarautz, el alquiler medio está entre los 700 y los 800 euros. “Esto ha hecho que el perfil de demandante sea muy diferente. Nos encontramos con parejas jóvenes, familias enteras y hasta personas mayores que han vendido su casa para irse a un piso con ascensor. Eso sí, siempre son más de una persona”, explica Jone Iribar, de la inmobiliaria zarauztarra Zalduondo.

Para encontrarnos alquileres más económicos hay que acudir a Oarsoaldea y zonas del interior. “En Errenteria la media está en 650 euros, pero necesitamos con urgencia un parque de viviendas nuevo. Hay muchísima más demanda que oferta”, afirma Marta Aguado, de Hurcan servicios inmobiliarios.

“En Tolosa la media es de 600 euros, pero puedes encontrarte chollos por 400 euros y hasta viviendas con tres habitaciones y garaje por 700 euros”, asegura, por su parte, Amaia Oiarbide, de la inmobiliaria Amaiaka.

Por si la escasa demanda y los altos precios fueran poco, los requisitos son cada vez mayores. A la habitual fianza de uno o dos meses de alquiler, muchos propietarios exigen además un contrato de trabajo, un aval bancario y hasta un seguro de impagos. “Cada arrendatario hace lo que quiere, por mucho que tratemos de orientarle”, comenta Oiarbide.

Asimismo, y a pesar de que desde 2015 la Ley vasca de Vivienda establece que la persona arrendadora debe depositar en el Gobierno Vasco la fianza de un solo mes, muchos propietarios exigen hasta dos meses más de fianza. “Así, hasta jóvenes con muy buenos empleos como tres ingenieros prefieren compartir piso en vez de ir por libre”, detalla Hurtado.

A estos requisitos económicos hay que añadir los personales. “Nos encontramos de todo y cada vez más restrictivos. Se ha pasado del animales no, a niños no, lo que es una locura”, observan desde la inmobiliaria tolosarra.

medidas de apoyo La semana pasada, el consejero vasco de Vivienda, Iñaki Arriola, anunció una serie de medidas para hacer frente a la “posible burbuja inmobiliaria”, entre las que destaca la de regular el alquiler.

“Toda ayuda es positiva, pero creo que regular el mercado es complicado y va a ser muy difícil de realizar”, advierte Hurtado.

Para la mayoría de inmobiliarias, estas medidas, aunque positivas, no son suficientes. “Necesitamos que los jóvenes puedan independizarse y para ello deberían contar con ayudas mensuales. Es impensable creer que por muchas medidas fiscales que se den, una persona con 1.000 euros de sueldo pueda irse a un piso”, afirma Orduña.

Kampo apoya esa idea, compatible además con el apoyo a los propietarios. “Lo que necesitamos es que salgan más viviendas de alquiler y para eso hay que incentivar al arrendador. El 19% de la renta va destinado al Gobierno, por lo que muchos no creen que merezca la pena alquilarla y optan por venderla”, explica el propietario de la inmobilaria irundarra.

“El gran cambio que necesitamos es de mentalidad. En Europa se apuesta más por el alquiler que por la compra y aquí, hasta los jóvenes, creen que alquilar es malgastar el dinero. Cuando le demos la vuelta a esa cultura, seguro que empiezan a salir nuevos alquileres”, concluye Oiarbide.

Evolución gipuzkoa

Alquiler medio

2007 901, 5 euros

2008 1.086,5 euros

2009 941,1 euros

2010 1.004,9 euros

2011 993,8 euros

2012 879,7 euros

2013 821,6 euros

2014 818,5 euros

2015 911,5 euros

2016 868,6 euros

2017 1.028 euros

alquiler medio 2018

1.057

El informe del Gobierno Vasco de estadística sobre oferta inmobiliaria sitúa el alquiler medio en 1.057,9 euros durante el primer trimestre de 2018, 170 euros más con respecto a hace un año.

por zonas

Alquiler medio

Donostia (Gros, Centro, Antiguo) 1.200-1.300 euros

Donostia (Amara) 900 euros

Irun 700 euros

Zarautz 700-800 euros

Errenteria 650 euros

Tolosa 600 euros

escasez de pisos

Donostia. En la capital guipuzcoana hay en torno a 400 viviendas en alquiler, más de la mitad de ellas con una renta superior a los 1.000 euros. Gros, Centro y el Antiguo son los barrios más exclusivos.

Irun. A pesar de tener cerca de 800 pisos en venta, la localidad fronteriza apenas registra inmuebles en alquiler.

Secciones