Sánchez estrena el lunes su agenda con una reunión con el jefe de Estado de Ucrania

El presidente quiere cerrar para primeros de semana el organigrama de su Ejecutivo

EFE - Domingo, 3 de Junio de 2018 - Actualizado a las 13:32h.

MADRID. El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, afronta una agenda exterior que le llevará hasta final de año al menos en cuatro ocasiones a Bruselas, donde el próximo mes coincidirá por vez primera con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Bruselas es el primer destino ya fijado en esa agenda del nuevo presidente, ya que deberá asistir allí los días 28 y 29 de junio a su primera reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

Una cita que abordará el futuro de la integración monetaria y económica y ante la que, en su discurso en el que defendió la moción de censura con la que relevó a Mariano Rajoy al frente del Gobierno, dijo que comparecería previamente en el Congreso para consensuar la posición que defenderá en ella.

Pero Sánchez deberá despejar la duda de si su desplazamiento a Bruselas para asistir a esa cumbre europea será su primer viaje al extranjero o realizará antes alguno de carácter bilateral.

Tradicionalmente, el primer viaje al exterior de un nuevo presidente del Gobierno es a Marruecos como muestra de la importancia que otorga España a las relaciones con este país vecino.

Marruecos fue así el primer destino en el exterior que tuvieron en sus agenda tanto Felipe González como José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy.

Sánchez deberá decidir si mantiene esa tradición y, si como también es habitual a la llegada de un nuevo presidente, incluye igualmente entre sus primeros viajes sendas visitas a París y Lisboa.

Alemania e Italia suelen estar igualmente presentes en los primeros pasos de un jefe del Gobierno español en el exterior.

A la espera de concretar esa agenda, lo que es seguro es que Sánchez estará en la cumbre de junio de Bruselas y que volverá a la capital belga los días 11 y 12 de julio para asistir a otra cumbre, la que protagonizarán los jefes de Estado o de Gobierno de la OTAN.

Será entonces cuando coincidirá por vez primera con Donald Trump, cuya administración expresó el sábado su deseo de seguir colaborando con el nuevo Gobierno español.

Sánchez deberá volver a Bruselas a lo largo del año al menos otras dos veces más, el 18 y 19 de octubre y el 13 y 14 de diciembre para sendas reuniones del Consejo Europeo.

Además, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ya le ha invitado a intervenir ante la Eurocámara en Estrasburgo y deberá concretarse si lo hará en diciembre tal y como lo tenía ya previsto Mariano Rajoy.

Entre las citas internacionales fijadas ya para los próximos meses, Sánchez participará en Antigua (Guatemala) los días 15 y 16 de noviembre en la XXVI cumbre iberoamericana, en la que también estará presente el Rey.

Pocos días después, el jefe del Ejecutivo tendrá que volver a Latinoamérica con motivo de la cumbre del G20 que se ha convocado en Buenos Aires para el 30 de noviembre y el 1 de diciembre.

Pero antes de esas dos cumbres podría viajar a América para participar en septiembre en Nueva York en la apertura de la Asamblea General de la ONU.

En septiembre hay prevista también una reunión en Viena de los líderes europeos para hablar sobre seguridad interna de la UE, y está pendiente de fijarse la fecha de una reunión en Lisboa anunciada por el primer ministro portugués, Antonio Costa, para el primer semestre del año.

Se trata de una cumbre sobre interconexiones energéticas a la que asistirían, además de él y Sánchez, el presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker.

Pendientes están igualmente las cumbre anuales bilaterales con Portugal (que este año le corresponde organizar a España) y con Francia (que ha de celebrarse en este país).