El ascensor inclinado de Morlans funcionará en noviembre

El elevador vertical, que conectará la rotonda de Melodi con el paseo estará listo en junio

C. Alonso - Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El ascensor inclinado de Morlans entrará en funcionamiento en el mes de noviembre mientras que el vertical que unirá la rotonda de Melodi con el paseo de Aiete será una realidad en junio. Así lo explicó ayer la concejala de Movilidad, Pilar Arana, en el transcurso de una visita a las obras de los elevadores, en las que también estuvieron presentes el alcalde, Eneko Goia, y otros corporativos como el popular José Luis Arrúe o Ayem Oskoz, de EH Bildu, y técnicos municipales.

Arana recordó que los dos elevadores darán servicio a una población de 4.000 residentes en la zona y que permitirá subir con rapidez desde el arranque del bidegorri de Morlans hasta el futuro ambulatorio del barrio de Aiete.

Arana también anunció que “una vez se retire el material acopiado durante los trabajos de estabilización de la ladera de Morlans y se levante el muro de protección, el bidegorri en túnel que llega a Lugaritz volverá a abrirse”. La concejala confió en que la reapertura de la vía ciclista se produzca a largo del mes de julio.

En la actualidad, la obra del ascensor inclinado de Morlans ha finalizado los trabajos de estabilización de la ladera, que se han prolongado más de lo previsto debido a su complejidad, según señaló la concejala. Por ello, ha podido comenzar la fase constructiva del elevador, el primero de sus características en Donostia.

Esta cabina recorrerá una distancia de 143 metros en poco más de un minuto y salvará una pendiente de 26%. Tendrá cabida para 25 personas. Por su parte, el ascensor vertical que completa el equipamiento es de tipo convencional, salvará un desnivel de 6,4 metros, tendrá capacidad para 13 personas y tardará siete segundos en su trayecto. Se encuentra en su fase final de construcción y se prevé que en la primera semana de este mismo mes de junio empiece a funcionar.

La obra de conexión vertical entre Morlans y Aiete tendrá un coste de 1,4 millones de euros, 131.400 euros más que en la primera adjudicación, ya que hubo que modificar el contrato a consecuencia de los problemas surgidos en la ladera.

Por otra parte, en Donostia hay también otros ascensores públicos planeados, como el previsto entre Escolta Real y el paseo de Hériz, aún en fase de concurso para el proyecto de ejecución, o el de Larratxo, que saldrá a concurso en breve con un presupuesto de 1,65 millones de euros. También existen otras propuestas sobre la mesa para esta legislatura, como el elevador entre Duque de Mandas y Aldakoenea, en Egia, que aún no ha arrancado sus trámites.

Un documento encargado por el Ayuntamiento detectó una quincena de puntos de la ciudad en los que sería necesario instalar ascensores.