Jesús Carroza actor

“Somos mucha gente en la industria y es difícil mantenerse. El nuestro es un trabajo muy inestable”

Harri Fernández - Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 09:22h.

donostia - ¿Qué le atrajo del personaje que es miembro de la Brigada Político-Social franquista?

-Es bastante interesante. Cuando lo recibí lo hice con mucha ilusión y respeto. Lo he afrontado bien con los ensayos con Mariano y con los compañeros. Me he dejado llevar por las indicaciones que me daba el director.

Es un personaje que mantiene una relación de extraña amistad con el protagonista, interpretado por Oriol Pla.

-Interpreto a Mateo Moreno, es huérfano y emigra a Barcelona para ser parte de la Bigrada Político-Social. Como tal, se dedica a interrogar con violencia y encarcelar a los opositores al régimen. Ahí se encuentra con Justo (Oriol Pla), que es cercano a la burguesía catalana, que está en contra del franquismo. La relación que tienen al principio se basa en el chantaje y con el tiempo va avanzando y se transforma en una extraña amistad de amor-odio. Estamos perdidos los dos, estamos solos y nos necesitamos.

Se establece un paralelismo entre ambos.

-Puede ser.

Karra Elejalde interpreta a Hermenegildo Landa. ¿Qué tal trabajar con él?

-Muy bien. Había trabajado con él en Miel de naranjas, pero me supo a poquito. Me hubiese gustado coincidir más porque ha sido una maravilla.

¿Conocía la novela en la que se basa la serie?

-No, no la conocía. Me la leí cuando hice el casting y me cogieron. Me gustó bastante. Es una historia de supervivencia. Los tres personajes principales, el de Oriol, el de Aura y el mío, somos tres huérfanos en busca de un referente. Y buscándolo van teniendo vivencias, encontrando la amistad y el amor. El personaje de Mateo es muy goloso.

Es la segunda vez que participa en una producción de Movistar. La primera vez fue con ‘La Peste’. ¿Cómo ve la apuesta de la creación de series para consumo bajo demanda?

-Todo lo que sea promover la cultura y que se invierta en industria es bueno. Es una industria con muchos trabajadores. El embudo es muy ancho y el cuello muy fino. Si se genera más trabajo está muy bien.

Esta nueva manera de hacer, favorece que salgan proyectos que en una cadena generalista, quizá, no podrían llevarse a cabo.

-Es una pena que sea así. Es una industria bastante grande y se debería apostar y generar riqueza. Hay muchas personas que se dedican a esta industria.

¿Tiene algún otro proyecto por delante?

-Ahora mismo no.

¿Cómo está el sector?

-Como está todo.

¿Cómo está todo?

-Se están haciendo más cosas y en Sevilla también. Por ejemplo, se está rodando ya la segunda temporada de La peste, también se están rodando películas por el Sur. Movistar está apostando mucho por las series. Se puede mejorar, como siempre, pero está bien (ríe).

Usted ganó un Goya por su actuación en la primera película en la que actuó, ‘7 vírgenes’. ¿Cree que sin el premio hubiese tenido su carrera?

-No lo sé. Si no me hubiese presentado a aquel casting, seguro que no (ríe). Después de que me dieran el Goya me pegué tres o cuatro años sin ningún proyecto.

La maldición del Goya que le llaman.

-Eso dicen, y parece que es verdad. Empecé luego a coger carrerilla y he ido haciendo cosas. No sé si el Goya ha influido o no.

¿Considera que ha sido difícil llegar a donde ha llegado?

-¿Y a dónde he llegado? Esto no se trata de llegar, sino de mantenerse. Ha sido duro pero no más de lo que han sufrido otros compañeros. Somos mucha gente en la industria, como ya he comentado. Es difícil mantenerse. Es un trabajo muy inestable, no tiene una continuidad, y hay que estar ahí, a ver qué sale. Es dura la inestabilidad pero de todos los proyectos sacas algo. Te rodeas de la gente y creas una pequeña familia. Aprendes mucho de uno y de otro. Antes de El día de mañana, no conocía a Oriol Pla, y me parece un actor cojonudo. Lo vi en una obra de teatro en Barcelona, sumado a lo que veía en el set y lo que él me transmitía en persona es maravilloso. También me hubiese gustado coincidir más con Aura Garrido.

Se lo pregunto porque es común pensar que la carrera de un actor es todo éxito y glamur.

-Es un sector y una industria como otra cualquiera. Genera mucha riqueza y muchos puestos de trabajo. No solo los que nos ponemos delante de la cámara, también están los que están detrás: los documentalistas, el arte, el vestuario, el maquillaje... Si una producción se mueve a cualquier lugar también genera riqueza allí a donde va.

¿Cómo valora el mundo de las series que está en auge?

-No es lo mismo ver una película en pantalla grande que en una televisión. Es lo que te digo, con todo esto se crea trabajo, cultura... y eso es bueno. Lo que tiene El día de mañana es que como en las películas es un proyecto con principio y fin.

¿Consume series?

-Ahora poco.

¿Alguna que le enganchase cuando tenía tiempo?

-La peste la vi en una noche y me gustó mucho. Pero estoy viendo pocas.