Adjudicados por tres millones los terrenos vascos en Murcia

Terrenos de Cartagena donde se proyectó el complejo turístico. (Foto: N.G.)

Kutxa y Grupo Yeregui los adquirieron para un proyecto turístico que no se construyó

M. Mariscal - Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Los terrenos que adquirieron Kutxa y el Grupo Yeregui en la localidad murciana de Cartagena para crear un importante complejo turístico que fracasó fueron adjudicados ayer por tres millones de euros en la subasta que realizó la Diputación de Gipuzkoa.

Así lo confirmaron fuentes forales, que no facilitaron la identidad de la persona o entidad adjudicataria por motivos de confidencialidad. Esta subasta concitó interés por tratarse de una de las de mayor cuantía económica realizada por la entidad foral y, sobre todo, por la controversia que provocó esta operación.

La adquisición se remonta 14 años atrás, cuando la entonces caja de ahorros municipal y el grupo empresarial de Javier Arteche compraron unos terrenos en una zona denominada Lo Poyo por más de 200 millones de euros, de los que la mitad aportó Kutxa.

El planteamiento pasaba por crear un proyecto turístico con cuatro millares de viviendas, un hotel y campo de golf, a la espera de que se recalificaran estos terrenos que todavía conservaban el carácter de rural.

A pesar de los movimientos de instituciones murcianas para proceder a esta recalificación, las protestas ecologistas que advertían de la proximidad de esta área con una zona natural protegida, el Espacio Protegido del Mar Menor e Islas Menores, provocaron un análisis de esta operación.

Al mismo tiempo, grupos políticos también la cuestionaron, aduciendo que el precio de venta era inusualmente alto para unos terrenos rústicos.

A resultas de la controversia creada, acentuada por la intervención judicial del Tribunal Superior de Murcia, la recalificación a terrenos urbanizables nunca se efectuó con lo que proyecto turístico resultó fallido.

Catorce años después, la entidad foral guipuzcoana ha puesto punto final a este intento fracasado con una subasta que, si bien comenzó con un precio de licitación mínimo de cuatro millones de euros, finalmente se ha adjudicado por un millón menos. Con este resultado, no será necesario volver a subastar los terrenos una vez transcurrido el periodo establecido.

Secciones