La ayuda a domicilio iniciará una huelga indefinida el 5 de junio

Trabajadoras del servicio de ayuda a mayores en su domicilio, en la comparecencia del martes.

Las trabajadoras del servicio de Arrasate piden un convenio propio que mejore sus condiciones

Anabel Dominguez - Jueves, 31 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 10:16h.

ARRASATE– Las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio (SAD) de Arrasate comenzarán una huelga indefinida a partir del 5 de junio, después de que las negociaciones iniciadas el pasado 9 de abril con la empresa UTE Clece Zaintzen, subcontratada por el Ayuntamiento, continúen bloqueadas.

Reivindican un convenio propio que traiga consigo mejoras como la bajada de la jornada anual de 1.755 a 1.592 horas;que no se les penalice por estar enfermas, teniendo las bajas al 100%, y que perciban el mismo dinero por las horas públicas y concertadas. “Llevamos años hablando de todo esto, pero ni la empresa ni el Consistorio ven el nivel de precariedad de nuestro trabajo;no ven que para que nuestro servicio sea de calidad, nuestras condiciones laborales también tienen que serlo”, defendieron el martes las trabajadoras en una rueda de prensa.

Según explicaron, la semana pasada mantuvieron una reunión con los representantes del Gobierno municipal, cuya actitud tildaron de “inaceptable”. “Nos presionaron para firmar lo que teníamos encima de la mesa, diciéndonos que estamos perdiendo algo muy bueno;esto debería ser una negociación y no una imposición”, denunciaron, al tiempo que afirmaron sentirse “indignadas y enfadadas”. “Tenemos claro que hasta que firmemos un convenio de calidad no nos van a rendir”, sentenciaron.

Así, las 26 empleadas de la empresa Clece que se encargan de la ayuda a domicilio iniciarán una huelga indefinida desde el próximo martes. Se implantarán servicios mínimos para las 66 personas mayores que reciben asistencia en sus hogares, 36 dependientes, y los 30 restantes, autónomos. 

Por su parte, la alcaldesa, María Ubarretxena, y la edil de Servicios Sociales, Amaia Azpiazu, destacaron ayer “el tremendo esfuerzo” que se está haciendo desde el Ayuntamiento “para mejorar las condiciones laborales” de las citadas trabajadoras.

EL CONSISTORIO PLANTEA MEJORAS El contrato suscrito con la UTE Clece Zaintzen vence el 31 de julio y es, por ello, que el Consistorio debe convocar un nuevo concurso para adjudicar este servicio, que en estos momentos está sujeto al convenio estatal con “unas condiciones laborales precarias”. Consciente de esta situación, el Ayuntamiento ha propuesto introducir una serie de mejoras en el pliego del nuevo contrato que subrogará a las empleadas actuales: “Planteamos una subida del 40% en la cantidad que se abonará a la empresa –en 2017 el coste de la ayuda a domicilio fue de 246.000 euros y se propone aumentarlo a 344.000 euros–;ampliar el servicio también a los fines de semana, y subir el coste de la hora de trabajo de los 18,52 euros actuales a 25 euros (el usuario pagará un máximo de 15 euros)”, detalló Ubarretxena.

Tal y como precisó, en la última reunión trasladaron la necesidad de sacar a concurso el servicio, “porque así lo exige la ley” una vez expirado el contrato vigente. “Nuestra voluntad es que estas trabajadoras tengan su propio convenio”, aseguró la primera edil, a la vez que advirtió de que la otra alternativa a las mejoras que han presentado es el convenio estatal, “que todos sabemos de su precariedad”.

Ubarretxena y Azpiazu desmintieron, asimismo, que se haya “impuesto” a las empleadas del SAD que firmen la propuesta del Consistorio, “al contrario, les dijimos que eran ellas las que tienen que tomar la decisión”.

No obstante, los plazos corren en contra de la nueva adjudicación, que ya debería estar en marcha. De no desbloquearse el conflicto, el 1 de agosto la ayuda a domicilio tendrá que hacer frente a la complicada tesitura de no contar con una empresa que preste el servicio, “porque desde Clece nos han transmitido que no aceptarán una prórroga”, informó la alcaldesa. Por tanto, los responsables municipales dicen sentirse “decepcionados” después “del esfuerzo que está haciendo el Ayuntamiento para buscar una solución”. 

Secciones